20 años de Servicio País Maule: Rari y Los Mayos, casos emblemáticos

En 1995 nació el programa Servicio País, de la Fundación para la Superación de la Pobreza. Durante estos 20 años es mucho lo que ha hecho para lograr mejorías en las comunidades más vulnerables del Maule.

Para el director regional de la Fundación para la Superación de la pobreza, Álvaro Gatica, “la misión del programa Servicio País es principalmente ser un puente de revinculación social, mediante el cual se revela el “otro” Chile, ese que se encuentra invisibilizado por una modernidad a ratos perversa que ignora distintas realidades que nos afectan como sociedad, o que no permite que se desarrollen las capacidades de todas y todos”.

En la región del Maule hay dos casos emblemáticos que reflejan este trabajo, uno de ellos es el realizado en la comuna de Colbún, con las tejedoras de Rari; y el otro es el de la localidad de Los Mayos, cerca de Putú en la comuna de Constitución.

RARI

Rari, pese a la lejanía o a la falta de modernidades, es un lugar hermoso, rodeado de cerros, montañas, árboles; con el carromato del lechero que pasa todos los días. Una vida limpia, apacible. Allí viven decenas de artesanas del crin, quienes en 2012 asistieron a clases de inglés, dos veces a la semana, por iniciativa propia y con la ayuda del Servicio País y del Ministerio de Desarrollo Social.

Javiera Muñoz, asistente social, fue la profesional que acompañó a las artesanas en esa oportunidad.

Al respecto, el ex director regional de la Fundación, Patricio Uribe (2008-2014), cuenta que Servicio País llegó a Colbún en 1998, cuando los profesionales diagnosticaron que en el pueblo de Rari–cercano a la comuna- trabajaban varias artesanas de crin, pero sin asociarse. “Se pensó en agruparlas y se creó ‘Maestra madre’. Costó hacerlo porque no hay políticas públicas para promover la asociatividad, hay instrumentos solo para emprendedores individuales, por lo que fue un largo proceso para demostrar que el trabajo asociativo era posible”.

Uribe agrega que tras eso, el Servicio se ausentó de la comuna desde 2004 para regresar con profesionales en 2010. “La agrupación seguía funcionando, sin embargo, creímos que necesitaba un reconocimiento para darle connotación nacional e internacional”.

Fue así que los profesionales de Servicio País las postularon al concurso Tesoros Humanos Vivos, de Unesco y el Consejo de Cultura, y ganaron.

“Con ese premio ellas quisieron poner señalética… nosotros quisimos poner su imagen en sitios web. Luego, empezaron a llegar buses llenos de turistas, y se hizo necesario entender lo que esos turistas decían. Así que gestionamos con el apoyo de la Escuela de Pedagogía en Inglés de la UCM, que fueran dos alumnas de 5° año a hacerles clases a las artesanas, 100 a 150 palabras en inglés para que pudieran darse a conocer con ellos, que les dijeran cuánto costaban los productos, etc. Lo lindo fue ver a mujeres grandes, adultas mayores, aprendiendo de nuevo, descubriendo un mundo distinto”, dice el ex director.

Además, con el apoyo de Servicio País, las artesanas crearon la Fiesta del Crin, que se hace cada año, en enero, en Rari. “Tomaron protagonismo y creyeron que pueden hacer cualquier cosa. Se dieron cuenta, por ejemplo, que sus productos se vendían más caros en Vitacura o Santa Cruz, porque quienes se los compraban les ponían borde de plata a los aros que ellas hacían, entonces, las ayudamos con clases de orfebrería que dictaron dos estudiantes de Arte de la Universidad de Chile, con lo que pudieron crear nuevos productos y llegar a nuevos mercados, y a mejor precio”.

Uribe recalca que lo que hizo Servicio País, “fue mostrarles el camino, abrirlo, para que ellas y ellosavanzaran y siguieran innovando: aprendieron sobre internet, a tener un correo, a hacer ventas on line. Se creó otra agrupación: la Agrupación de Artesanas de Rari… ¿qué falló? Que no logramos concretar un intercambio con México”.

LOS MAYOS

Este pueblo ubicado cerca de Putú, hasta hace un par de años ni siquiera aparecía en el mapa regional. ¿Qué lo hizo salir a la luz? La llegada de profesionales de la Fundación para la Superación de la Pobreza, el 2010. Los jóvenes escucharon hablar de este misterioso lugar y se atrevieron a subir el cerro, dos horas a pié, por un camino intransitable. Se encontraron con 60 personas, analfabetas, sin agua ni electricidad, menos servicios higiénicos, viviendo a la usanza del campo antiguo.

Lo primero fue organizarlos, enseñarles a tener una agrupación vecinal. Y lo lograron. Hoy lucen una sede donde reciben la visita médica del doctor del pueblo, entre otros servicios básicos.

Los profesionales, lograron que el municipio arreglara el camino, lo que hizo posible subir en vehículo a visitar a los vecinos. Además, se aprobaran los recursos para un furgón escolar, por lo que los niños comenzarían a ir al colegio.

La gente de la fundación cree que alguna familia se asentó en el lugar y dio origen a este pueblo que ha perdido a 20 de sus integrantes en un par de años, pues los más jóvenes están emigrando a Putú o Constitución. Quedan 40 personas de las originales 60 que encontraron en 2010.

Los jóvenes de Servicio País hicieron tres intervenciones en el sector; una de ellas en salud. Para llegar a la posta debían caminar dos horas. Una de las iniciativas fue hacer los trámites para mejorar el camino y poder llevar una ambulancia o algo similar. Se logró que la gente del Cesfam de Putú acercara a la gente a la posta y se hicieron talleres de primeros auxilios para monitores en el mismo Cesfam.

La gente de Los Mayos vive fundamentalmente del autoconsumo, es decir, de lo que cultivan. Viven rodeados de chacras y árboles frutales, gallinas y pollos. Algunos hombres trabajan en el área forestal, por eso Arauco ha colaborado en el mejoramiento del camino, junto con el municipio.

Rodrigo Olivares era en ese entonces jefe territorial de la Fundación para la Superación de la Pobreza. “Los niños no iban a la escuela, no hay movilización pública para llegar. Nosotros los apoyamos con el desarrollo de proyectos, como la construcción de sede social, acercar la salud, promover el auto cuidado y fundamentalmente acompañamiento a la vida que desarrollan”.

POSTULACIONES

El esfuerzo de la convocatoria anual, hace posible que año a año Servicio País pueda seleccionar a 300 profesionales aproximadamente, calificados en lo técnico y en lo humano para vincularse con comunidades con las que trabaja Servicio País. En 20 años de trabajo continuo, han vivido esta experiencia 4.760 profesionales, que han destinado un año de su vida trabajar en localidades rurales de todo Chile

Los interesados deben postular a través de nuestra web www.serviciopais.cl, hasta el 31 de octubre.

 

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!