42 fallecidos y 200 desaparecidos dejan incendios forestales en California

Los siniestros forestales, considerados como los más mortíferos en la historia de ese estado, ya han arrasado una ciudad completa y varias mansiones de actores de Hollywood.

SACRAMENTO.- El incendio que arrasó el viernes y el sábado la localidad de Paradise, en el norte de California, es el más mortal de la historia del Estado desde que hay registros.

Según informó ElPaís de España, en la búsqueda entre los escombros de la ciudad calcinada, fueron hallados entre el domingo y el lunes 19 cadáveres, lo que eleva la cifra provisional a 42. Cinco días después de comenzar el incendio, todavía hay 200 personas que están siendo buscadas por sus familiares y constan como desaparecidas.

El fuego ha arrasado ya 45.000 hectáreas y ha destruido 6.700 construcciones, la gran mayoría viviendas. La ciudad de Paradise (26.000 habitantes) ha quedado arrasada.

El lunes por la noche, las últimas cifras de los bomberos indicaban que estaba controlado en un 30% después de cuatro días ardiendo. Las labores se realizaban en medio de un pesimismo general porque el principal factor causante de estos incendios, los vientos fuertes y secos del desierto, se reavivaron el domingo y pueden durar hasta el martes. Al menos 370 casas han sido destruidas.

Se calcula que 5.700 casas están amenazadas por las llamas, entre ellas las mansiones de muchos famosos del mundo del espectáculo. El viernes, el fuego destruyó un rancho que sirve de escenario para películas del oeste desde 1927 y recientemente fue utilizado para la serie Westworld. En los lugares donde han podido acceder las televisiones locales se ven mansiones ardiendo una detrás de otra a toda velocidad.

Desde finales de 2017, California se ha dado cuenta de que los incendios se han hecho cada vez mayores y más destructivos. Los fuegos baten récords en pocos meses. El gobernador del Estado, Jerry Brown, llamó a esta situación “la nueva normalidad” el pasado diciembre. El domingo quiso matizarse y dijo que era “la nueva anormalidad”, que atribuye a que las temporadas de calor son cada vez más calurosas y los vientos de otoño cada vez más fuertes.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!