63 años de existencia conmemora el Club Deportivo Costanera

Nacido un quince de septiembre de 1953, el Club Deportivo Costanera es considerado uno de los más populares del fútbol amateur que se practica en Talca.

TALCA.- Institución señera del sector céntrico de la ciudad, nació al amparo de la Población del mismo nombre. Sus dos pasajes guardan la historia de un club conformado por grupos familiares que se arraigaron en el sector.

Desde ahí surgieron los Vásquez, Ulloa, Rojas, Rodríguez, Romero, Arriagada, Herrera y tantos que marcaron a través de sus generaciones, un sello especial para esta institución. Su primer presidente fue el artista Raúl Montecino Chamorro. Su pasión por la Universidad Católica le motivó a traspasarle los colores blanco y azul al Club de su Población.

Así nació el Club Deportivo Costanera

A su alrededor se han criado personas apasionadas por la divisa y con un fuerte componente de lealtad en cada compromiso que les corresponde enfrentar. Fue muy triste cuando en 1979, la sede social que tanto costó levantar, se incendió. Una dura tarea debieron asumir los costanerenses, para reconstruirla y expresar a la sociedad que estaban vivos y con el alma enhiesta. No sólo se levantó la nueva sede social, sino también se pusieron como meta diseñar el cierre perimetral a su campo deportivo y darle un sentido de pertenencia.

Hoy cuenta con un moderno sistema de iluminación artificial que les permite ocuparlo en toda época del año. La cercanía con la junta de vecinos, el club del adulto mayor que funciona en la ex – sede de Cema y la Escuela básica que está contigua al recinto, permiten a la institución lograr una fuerte identidad con el barrio.

En la cancha, son guapos                                                                         

Su perfil de equipo aguerrido transmitido por sus cuerpos técnicos a sus diferentes series, ha instalado al Club Deportivo Costanera en el mágico sitial desde el “Barrio a la Gloria”. Saludos en sus 63 años de existencia.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!