A dos años del fallecimiento de Juan Gabriel

Alberto Aguilera Valadez, perdió la vida el 28 de agosto de 2016 en Santa Mónica en California, Estados Unidos, dejando un legado de éxitos que se oyen más allá de las fronteras hispanoamericanas.

TALCA.- Parece que fue ayer que pasó, pero ya han transcurridos 730 días sin el “Divo de Juárez”. Es más, muy posiblemente cada uno recuerda donde estaba cuando oyó esta información proveniente de Estados Unidos cuando falleció un día como hoy, 28 de agosto pero de 2016, en Santa Mónica, California, Estados Unidos.

Juan Gabriel -o como se llamaba realmente, Alberto Aguilera Valadez- dejaba este mundo cuando un fulminante paro cardíaco que detuvo definitivamente su carrera artística, del que se deben al menos mil 800 canciones que compuso, dejando a su haber la venta de más de 100 millones de discos en sobre 50 producciones de estudios realizados.

Esto permitió que sus canciones pasaron de lo ranchero a las baladas y han sido tocadas y reinterpretadas por otras voces en México y Latinoamérica. E incluso en lugares tan distantes como Japón, donde grabó su canción ‘Me he quedado solo’ fue grabada en japonés.

Nació nació en Parácuaro, estado de Michoacán, el 7 de enero de 1950 en la calle 5 de mayo, que hoy en día lleva su nombre. Sus padres fueron los campesinos Gabriel Aguilera Rodríguez y Victoria Valadez Rojas, y fue el menor de diez hermanos.

En 1971 nació Juan Gabriel como un nombre reconocido en la música mexicana al lanzar su primera grabación “El Alma Joven”, que incluía temas como “No tengo dinero”, “Tres claveles y un rosal” y “Como amigos”.

Es en la década del 70′ que realiza también su primer álbum con mariachi en el que incluyó canciones como “Se me olvidó otra vez”, “Lágrimas y lluvia” y “La muerte del palomo”. En 1974 recibe el premio “Heraldo de México” y comienza a diversificar los estilos musicales que interpreta.

Durante la década de los 80′ extendió su fama más allá de las fronteras de Latinoamérica, grabando su disco “Recuerdos” en Londres y escribiendo cientos de temas rancheros que lo ayudaron a conquistar al mercado musical europeo.

Fue en estos años que escribió uno de sus temas más recordados, “Querida” (1984), el cual permaneció por más de un año en el número uno de los rankings musicales de México y América Latina.

Juan Gabriel comenzó los 90′ con una histórica presentación en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México durante los días 27, 28, 29 y 30 de noviembre de 1990, donde cantó acompañado por la Orquesta Sinfónica Nacional de México, lugar en el cual un años después grabó su disco en vivo titulado “Celebrando 25 años de Juan Gabriel en el Palacio de Bellas Artes”.

Cerrando el siglo, el artista mexicano decidió expandir nuevamente sus horizontes musicales incursionando en el pop y la balada moderna, alcanzando éxitos mundiales como “Pero qué necesidad” (1994), “Así fue” (1998) y “Todo está bien” (1999).

Incluso, el 14 de febrero de 1996, el fallecido Juan Gabriel dio uno de los shows más memorables en la historia del Festival de Viña y perpetuó una relación con Chile que lo convirtió en ídolo popular.

Cantó sobre el escenario de la Quinta Vergara por 220 minutos; es decir, desde las 0.20 horas y hasta las 4.00 de la madrugada por tres horas y cuarenta minutos, siendo su actuación el más largo -hasta el momento- en la historia del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar. Tan extendido fue su presentación que se decidió concluir las transmisiones televisivas a las 2.20 de la madrugada, pero la vida siguió en la Quinta hasta las cuatro, con un rating de 34 puntos.

Los más resignados con su espectáculo eran los involucrados en la organización del festival, pues apenas llevaban una noche -la del miércoles 14 de febrero- y la prolongación del espectáculo los había obligado a volver cerca de las cinco de la mañana a sus habitaciones, resignados a que luego debían levantarse a las siete para preparar la jornada siguiente. Entre los afectados estaba el director de televisión y actor cómico Eduardo Ravani, quién recordó, en una entrevista, que meses después el programa humorístico Jappening con Ja realizó un sketch parodiando a este espectáculo “XL” de “Juanga”.

Fue en 1999 que la revista Billboard lo denominó “The Latin Legend” y lanzó una publicación especial en la que reconocía su aporte musical y su impacto en la cultura latina de Estados Unidos y Europa.

Durante los últimos 16 años de su carrera, Juan Gabriel se dedicó completamente a su público, realizando diversas giras del recuerdo y lanzando nuevos temas que utilizaban mezclas de su composición musical clásica y las tendencias actuales.

El 10 de febrero del 2015 lanza al mercado su disco de duetos llamado “Los Dúo”, en el cual compartió sus temas clásicos con artistas tales como Vicente Fernández, Marco Antonio Solís, Juanes, Laura Pausini, Natalia Lafourcade, entre otros. El disco se transformó en un éxito de descargas en iTunes y se mantuvo durante 50 semanas en la cima del ranking de “Discos Pop Latinos” de la revista Billboard.

Su última canción conocida antes de su fallecimiento fue un cover de “Have you ever seen the rain?” del grupo anglo Creedence Clearwater Revival, la que tituló “Gracias al sol”. Esta canción para muchos fue, luego de la muerte de Juan Gabriel, una premonición de lo que le iba a suceder, en especial en la frase que dice lo siguiente:

No hay tristeza y no hay dolor / Nada extraño siento yo / Si no, que sería de mi vida, ay / Ahora no, no ha llovido el día de hoy. / Y ahora no, no hace frío ni calor / Óyeme / Hace buen tiempo / Gracias al sol”.

Cuando se conoció la muerte de Juan Gabriel -y producto del cover antes señalado-, John Fogerty, miembro de Creedence, le dedicó unas emotivas palabras a través de su cuenta de Facebook: “Mi corazón tiene un pesar y está muy triste porque Juan Gabriel falleció hoy. Juan es una leyenda en el mundo de la música latina y alguien a quien yo verdaderamente admiro”.

Al fallecer el “Divo de Juárez”, dejó un cúmulo de problemas entre sus herederos que pelean codo con codo, ambiciosos, la espléndida tajada.

De acuerdo con Guillermo Pous, el albacea del fallecido artista, Juan Gabriel sólo dejó un testamento que deberá ser respetado, desechando la hipótesis de que pudiera haber otro y que, en todo caso, no tendría validez. Sin embargo, Consuelo Rosales, madre de Joao Aguilera, quien se dice ser hijo del cantautor, señaló que solicitaron la nulidad del testamento y que esperan que se dicte sentencia durante lo que resta del año 2018.

El abogado refirió que los bienes del artista consisten en el acervo musical, los derechos de sus cintas, las casas que tenía y aclaró que no todas las propiedades pertenecían a él; es más, adelantó en entrevista con un canal de televisión, que en cuanto concluya el proceso legal reanudarán el proyecto de lanzar el tercer álbum discográfico de duetos que quedó pendiente.

La realidad ubica a Juan Gabriel en la otra vida, la vida eterna, mientras aquí en la tierra cantamos sus melodías en una plena demostración de lo que fue su arte, su sensibilidad de artista, su talento y su calidad en los escenarios.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!