Álamos y sauces impactan positivamente en recuperación de ecosistemas

Especialistas abordaron avances tecnológicos vinculados al cultivo de salicáceas y su importancia desde distintos puntos de vista.

TALCA.- Conocimiento y proyecciones del cultivo de álamos y sauces compartieron expertos de Chile y Argentina, reunidos durante una semana en torno a la Jornada y V Congreso Internacional de Salicacéas —orden que comprende los géneros Populus y Salix—, organizados por las comisiones Nacionales del Álamo de ambos países y la Universidad de Talca (UTALCA), a través de su Centro Tecnológico del Álamo (CTA).

Más allá de la proyección comercial de especies pertenecientes a estos géneros, participantes en la jornada destacaron su positivo impacto en aspectos como el restablecimiento de zonas degradadas y protección de ecosistemas frágiles. Al mismo tiempo, valoraron la contribución en desarrollo de herramientas tecnológicas para asegurar la propagación de tales especies.

En la inauguración del congreso, el rector Álvaro Rojas destacó que la fuerte presencia del álamo —introducido en 1810 desde Argentina—, tanto en las ciudades con un fin ornamental, como en el paisaje de los campos, donde se le utiliza principalmente para  proteger cultivos agrícolas de viento y generar sombre para el ganado.

Agregó que el uso de la madera de álamo en Chile se ha orientado principalmente a la producción de unos pocos bienes, entre los cuales destacan fósforos y embalajes, pero su potencial es mayor, dadas las posibilidades de llegar a mercados que demandan productos forestales secundarios o finales de alta calidad.

También se refirió al uso de álamos y sauces para el mejoramiento y la protección del ambiente, como corrección de torrentes fluviales y cortinas de cortaviento, control de erosión y estabilización de riberas de ríos. Mencionó, además, la alta tasa de absorción de nitrógeno y otros minerales con efectos de fitorremediación, de particular interés para nuestro país en el caso de los relaves del proceso de refinamiento del cobre.

“La experiencia de nuestro Centro Tecnológico del Álamo también nos indica que pueden ser utilizados para el tratamiento de líquidos percolados que se originan en vertederos municipales”, aseguró.

El rector destacó que el CTA introdujo dos mil 500 variedades híbridas generadas en programas de mejoramiento genético de álamo de Europa y Estados Unidos y agregó que este centro realiza el mayor esfuerzo de investigación y desarrollo en Chile, orientado a la selección de variedades de álamo con fines industriales y mejoramiento ambiental.

Por su parte, el director del CTA, Francisco Zamudio, miembro del comité ejecutivo de la Comisión Internacional del Álamo, manifestó que nunca antes una universidad en Chile realizó el trabajo que el centro exhibe. “Nos interesa intercambiar material genético, formar equipos de investigadores, asociarnos para optar a financiamiento internacional. Hacer intercambio académico, de estudiantes y para la generación de postgrados. El álamo es un cultivo híbrido, entre forestal y agrícola, es único, convive con el campo y con el campesino, es ecológicamente muy amigable, no contamina, recupera suelo, tiene demasiadas bondades y es lo que queremos promover”, añadió Zamudio.

También el intendente, Pablo Meza, destacó las propiedades del álamo e hizo notar que, tras los incendios forestales del verano pasado, se ha considerado la necesidad de diversificar las  plantaciones para producción de madera. Al mismo tiempo, expresó que el CTA demostró “cómo un proyecto FIC da resultados concretos y responde las necesidades de los maulinos” y aseveró que “la Universidad de Talca está permanentemente vinculada a los desafíos y requerimientos de la región”.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!