Alumnas del Liceo Amelia Courbis se certificaron como monitoras en salud sexual

La iniciativa se realizó gracias al trabajo en conjunto de la Dirección Comunal de Salud de la municipalidad de Talca y profesionales del establecimiento educacional.

TALCA.- 10 alumnas de enseñanza media del Liceo Amelia Courbis de Talca, se certificaron como monitoras en salud sexual, por lo cual se capacitaron en diferentes contenidos desde principio de año. La iniciativa se gestó gracias al trabajo de la Dirección Comunal de Salud de la municipalidad de Talca, la seremi de salud del Maule y profesionales del área del liceo.

Sergio Covarrubias, director del Liceo Amelia Courbis señaló que “desarrollar programas de sexualidad en los colegios en general es complicado porque no tenemos los profesionales adecuados y además la sexualidad es un tema que cuesta conversar, es por esto que llevamos trabajando varios años con matronas que se están haciendo cargo de este programa, cada vez hemos ido elevando sus horas y desarrollando instancias como la de hoy, que sin duda ayudará a las alumnas incluso en su vida personal”.

Las alumnas trabajarán de la mano con la matrona del establecimiento, Alicia Parada, en prestar ayuda e informar a sus pares sobre educación sexual con el fin de tomar buenas decisiones.

Alicia Parada, matrona del Liceo Amelia Courbis explicó que “estoy encargada del plan de afectividad sexual y de género que funciona dentro de la unidad de orientación, acá damos matices para prevenir el embarazo y enfermedades de transmisión sexual. Esta actividad de certificación viene a culminar el primer proceso para formar a un grupo de adolescentes con el fin de tener apoyo para trabajar con sus pares en el tema de prevención y sexualidad sana”.

De la misma forma, Ivonne Aliste, matrona de la Dirección Comunal de Salud, declaró que “el trabajo con adolescentes no es fácil y el hecho de formar a las alumnas como monitoras en salud sexual, permite que ellas mismas se cuidan y así puedan cuidar al resto. Entre pares llegan a la matrona y ella envía a las estudiantes a los centros de salud correspondientes, en donde las orientarán de mejor manera para informarse respecto de los distintos métodos anticonceptivos. Esperamos replicar esta actividad y en los próximos meses evaluaremos los liceos en Talca que tengan altos índices de embarazo”.

El proceso para ser monitoras lo comenzaron 20 alumnas, sin embargo solo 10 lograron finalizar la etapa dándole la bienvenida al siguiente grupo que estudiará los contenidos de educación sexual.

Camila Peña, monitora certificada de tercer año medio dijo que “es un camino súper largo que comenzamos a principio de este año, fueron muchos conocimientos, cosas que nunca pensamos que nos iban a enseñar y esto es como ser la segunda mano de la matrona, así que tenemos que ayudar de la mejor forma a nuestras compañeras”.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!