Alumnos de Trabajo Social cambiaron el tradicional mechoneo por labor comunitaria

Bienvenida a los nuevos alumnos por parte de sus pares consideró el apoyo a acciones de hermoseamiento en los barrios Brilla El Sol y Cristi Gallo de Talca.

No hubo cortes de pelo, ni teñidos, ni harina, ni huevos, ni menos acciones consideradas vejatorias. Los alumnos de segundo año de Trabajo Social de la Universidad Autónoma de Chile en Talca quisieron dejar una huella más positiva en sus compañeros nuevos y les dieron la bienvenida a la vida universitaria mostrándoles algo de lo que realiza un trabajador social.

Se trató de una intervención comunitaria en los barrios Brilla El Sol y Cristi Gallo de Talca, aprovechando el apoyo que realiza la carrera de la universidad al Programa Quiero Mi Barrio del Ministerio de Vivienda y Urbanismo.

“El sentido de la actividad es dar la bienvenida, de un modo diferente, a los estudiantes de primer año de la carrera de Trabajo Social, de modo de hacerlos partícipes de los procesos de talleres integrados y prácticas profesionales, y que conozcan un programa de inclusión social y de participación ciudadana en un barrio emblemático de Talca, a través del Programa Quiero Mi Barrio”, explicó la directora de la carrera de Trabajo Social, Berta Sepúlveda.

El programa gubernamental del Minvu está dedicado a recuperar espacios públicos y el tejido social de los sectores que interviene. Raúl Hayden, coordinador de la iniciativa en el sector Brilla El Sol, explicó que a través de un proyecto denominado Barrio en Colores, se busca que a nivel local y nacional se reconozca a este sector de la capital regional como el barrio de los murales. “Nosotros sabemos que los barrios no son lugares aislados dentro de la ciudad, entonces la vinculación con las redes es súper importante, ya sea con organismos públicos o privados. En ese sentido, la vinculación con la Universidad Autónoma de Chile es súper importante, en el sentido que los alumnos puedan realizar prácticas con nosotros para que se vinculen de alguna manera con el territorio y con las comunidades”, dijo el arquitecto.

En ambos barrios, los estudiantes de Trabajo Social apoyaron en el hermoseamiento de intervenciones culturales como son los murales de Brilla El Sol y, además, en huertos comunitarios como los que existen en la población Cristi Gallo, siendo calificada como una experiencia muy positiva por los mechones. “Creo que es una iniciativa demasiado particular que sale de lo que es el típico mechoneo. Esto igual nos ayuda como carrera, porque hay una ayuda social aquí, y además, el arte que está mezclado con varios conceptos donde hay un objetivo concreto que es mejorar el entorno. Para mi particularmente, y para mis compañeros, también fue algo diferente porque estábamos asustados por el mechoneo pero fue una súper buena idea”, subrayó Damary Jara, estudiante primer año de Trabajo Social.

La directora de la carrera, Berta Sepúlveda, indicó que los estudiantes de segundo año y el centro de estudiantes, asumen esta actividad como una forma de apadrinamiento, explicando la experiencia de años anteriores, dando a conocer proyectos en los que previamente han participado y explicando en qué consiste esta asociación con el territorio. “Sin duda, estas actividades son facilitadoras, porque permiten explicar no sólo desde el aula lo que es el trabajo social, sino que tener un contacto in situ, donde ellos puedan experimentar y preguntar lo que un trabajador social es y hace con la comunidad”, concluyó la directiva.

El mechoneo diferente fue impulsado desde la Vicerrectoría de Sede, a través de la Dirección de Asuntos Estudiantiles, llamado que ha tenido muy buena respuesta de la mayoría de las carreras de la Universidad.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!