Aparecen unas grietas nuevas en un área cercana a Yellowstone

El 10 de julio, guías de escalada alertaron a los guardabosques sobre el movimiento en la zona rocosa. No se espera que haya una erupción del supervolcán de Yellowstone, situado en el parque nacional con el mismo nombre, hasta dentro de 100.000 años. Pero desde luego cualquier indicativo de un adelantamiento de esta catástrofe incomoda a los científicos.

CHEYENNE, WYOMING.- El personal del Parque Nacional de Grand Teton se encuentra monitoreando una grieta en una roca sobre el área de observación de Hidden Falls cerca del Lago Jenny, según informó el diario puertorriqueño ElNuevoDía.

El subsuelo de Gran Teton está conectado al vecino parque de Yellowstone y al supervolcán que duerme bajo él.

Para garantizar la seguridad de los visitantes, la información recabada se utilizará para desarrollar una evaluación de riesgos ante un potencial caída de rocas, informó en un comunicado el Servicio de Parques Nacionales.

Por lo anterior, únicamente el área de observación de Hidden Falls está actualmente cerrada por precaución.

El 10 de julio, guías de escalada alertaron a los guardabosques sobre el movimiento en la zona rocosa que suponen ocurrió recientemente. Después de evaluar la situación, los guardabosques cerraron el área por temor a que la roca, que tiene unos 100 pies de largo, 20 pies de alto y 20 pies de ancho, se soltara y cayera sobre el área visitada de Hidden Falls.

El Servicio de Parques apunto que la caída de rocas es una actividad común en la Cordillera Teton, y es parte del entorno naturalmente dinámico de las montañas.

Como una cadena montañosa relativamente joven, los Tetons todavía están en ascenso y se están erosionando activamente. Durante largos periodos de tiempo, el agua que fluye a través de fracturas diminutas descompone la roca en un proceso llamado meteorización.

Una vez que una roca ha sido erosionada, los factores desencadenantes como los ciclos de congelación-descongelación, el flujo de agua, las variaciones de temperatura, el crecimiento de la vegetación y otros factores pueden causar que las grietas en la roca crezcan rápidamente y posiblemente se liberen y caigan.

El personal del parque está usando múltiples métodos para monitorear la situación. Se han instalado cámaras de lapso de tiempo que permiten a los científicos ver el crecimiento en la grieta y cualquier cambio en el contrafuerte a intervalos de 15 minutos. Los científicos también están trabajando con guardabosques para medir manualmente el ancho de la grieta en varias ubicaciones al menos una vez al día.

Los científicos están utilizando una técnica de monitoreo adicional llamada estructura de movimiento, que recientemente se hizo popular en el campo de las geociencias. Esta técnica de fotogrametría consiste en tomar numerosas fotos y lecturas GPS de alta precisión para desarrollar modelos tridimensionales de un objeto. Los científicos pueden usar la estructura del movimiento para evaluar cómo se mueve la roca y en qué dirección.

No se espera que haya una erupción del supervolcán de Yellowstone, situado en el parque nacional con el mismo nombre, hasta dentro de 100.000 años. Pero desde luego cualquier indicativo de un adelantamiento de esta catástrofe incomoda a los científicos.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!