ARAUCO fortalece prevención de incendios y protección de comunidades

Generando “cinturones de protección” y cortafuegos, entre otras medidas preventivas, se busca resguardar las zonas habitadas.

CONSTITUCIÓN.- Catorce personas fallecidas, 469 mil hectáreas arrasadas por el fuego, numerosas viviendas destruidas y más de 20 instalaciones industriales madereras dañadas, son algunas de las consecuencias dejadas por los incendios del verano pasado en la zona centro sur del país. Nadie quiere volver a vivir esta pesadilla y por lo mismo, actores públicos y privados vinculados a la industria forestal y la propia comunidad, han estado trabajando mancomunadamente en estrategias preventivas para combatir este tipo de siniestros, generados en el 99% de los casos por la acción humana. Es así como ARAUCO ha llevado adelante una Estrategia Integrada de Prevención y Protección, la que busca disminuir la ocurrencia de incendios, junto con proteger las zonas habitadas y el patrimonio natural.

El primer eje de este este plan fue sumarse a la Red de Prevención Comunitaria, que agrupa a municipios, organizaciones vecinales, Conaf, empresas forestales y eléctricas, junto con instituciones como Bomberos y Carabineros. Este espacio de colaboración articula la creación de Comités Locales de Prevención donde vecinos, autoridades y empresas trabajan en conjunto en la prevención de incendios. Cada comité diseña un Plan Local de Prevención, donde levanta potenciales riesgos y se adoptan las medidas para eliminarlos o mitigarlos.

La Red de Prevención Comunitaria se está implementando en cinco regiones, ya cuenta con presencia en 350 localidades, donde a la fecha se han conformados 244 comités, cada uno de los cuales ha diseñado sus respectivos Planes Locales de Prevención.

Huaquén, en Curepto, es uno de los tantos sectores que se han involucrado en este trabajo participativo de prevención. Claudia Rojas, líder del comité local y quien además es voluntaria de la Primera Compañía de Bomberos de Curepto, valora este trabajo. “Esto es muy importante para todos nosotros. Nos sentimos en plena seguridad ahora porque la temporada anterior no dormíamos, preocupados de que el incendio no se viniera a nuestro pueblo”, sostiene.

Fernando Alcantara, concejal de Curepto, también resalta la importancia de este quehacer. “Es una iniciativa muy buena. Particularmente en esta comuna se han realizado 9 comités y Huaquén fue el primero que se formó y ha sido muy proactivo. Es por ello que hoy los riesgos se han minimizado o casi eliminados y eso da más tranquilidad a las familias”, señala.

Rodrigo Neuenschwander, Jefe de Asuntos Públicos de ARAUCO, explica que “la prevención es tarea de todos y es por esto que distintos actores estamos trabajando colaborativamente y desarrollando planes locales de prevención. Por lo tanto, nos hemos estado preparando conjunta y coordinadamente para prevenir los incendios de mejor manera”.

“Cinturones” de protección

Una de las iniciativas más innovadoras en materia de prevención y que lleva adelante ARAUCO es la generación de los denominados “cinturones de protección en zonas de interfaz”, que surgen de los planes locales elaborados desde la Red de Prevención Comunitaria. Se trata de un rediseño en la forma en que se estructuran las plantaciones forestales en las zonas habitadas colindantes, donde se mantiene una franja corta-combustible y se realizan acciones de silvicultura.

El “Cinturón de protección” considera en las zonas colindantes a sectores poblados, una franja sin plantación, de acuerdo a la prescripción técnica local, que incluye un cortafuego de suelo mineral, esto es, sin vegetación ni elementos combustibles.

Un sobrevuelo en helicóptero por distintos sectores del Maule como Caliboro, Santa Olga, Chacarillas, Dóllimo, Zorrillos Medinas y Huaquén, permitió constatar el trabajo en terreno que se ha estado haciendo este año en las denominadas zonas de interfaz, con el propósito de dar mayor protección a los vecinos.

“Los cinturones de protección buscan resguardar las zonas habitadas colindantes a las plantaciones y consideran una extensión proyectada de 466 kilómetros de protección, similar a la distancia entre Concepción y Santiago. Estos son adicionales a los 1.843 kilómetros de cortafuegos que se realizan en las distintas regiones, principalmente en borde de caminos de alto tránsito”, señala Rodrigo Neuenschwander, Jefe de Asuntos Públicos de ARAUCO.

MÁS RECURSOS

Paralelo a estas acciones preventivas, las empresas forestales y Conaf han inyectado importantes recursos para potenciar el combate de los sinestros que permitan contener los focos de manera rápida en su fase inicial. En el caso de ARAUCO, se aumentó fuertemente el presupuesto para estas labores, llegando a 35 millones de dólares para la actual temporada.

De esta manera, hoy se cuentan con 1.390 brigadistas para el combate de incendios, de los cuales 204 están dedicados exclusivamente al combate nocturno de los siniestros. En total son 129 brigadas, 116 terrestres y 13 helitransportadas. También se incluyen 109 maquinarias para generar cortafuegos y transportar agua, 34 cámaras HD para detección y 125 torres de detección.

También la forestal aumentó los recursos aéreos para reforzar la estrategia de ataque inicial, con la incorporación de 13 aeronaves de combate y 14 helicópteros, siendo uno de ellos el “Annie”, el más grande del mundo, con capacidad de 10.000 litros, destinado a la protección de ciudades y recintos industriales. La inversión para esta temporada también considera un aumento del 40% de la capacidad de agua utilizada en combate.

Print Friendly, PDF & Email
COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!