Avanza proyecto de ley que permite elegir identidad de género a los menores

Marcha por la Diversidad Sexual 2011.

Por acuerdo de Comités, la Sala acordó remitir a la Comisión de Derechos Humanos la iniciativa y fijó el 21 de noviembre como plazo para indicaciones, de modo que el nuevo segundo informe llegue a la Sala el 13 de diciembre.

Con un nuevo plazo para presentar indicaciones, hasta el 21 de noviembre próximo, quedó el proyecto, en primer trámite que reconoce y da protección al derecho a la identidad de género.

Ello, luego que la Sala acordara devolver a la Comisión de Derechos Humanos dicha iniciativa para un nuevo segundo informe complementario, el que será conocido por la Sala el 13 de diciembre.

La decisión generó diversas reacciones entre senadores, en ese sentido la senadora Jacqueline Van Rysselberghe, integrante de la Comisión de Derechos Humanos, afirmó que “esta legislación solo está presente en algunos países como España y Reino Unido, pero en dichos países las personas adultas para cambiar de identidad de género tienen que cumplir algunos requisitos, pero en este proyecto eso no está presente”.

Aclaró que “en el caso de los niños se hace una separación entre: los menores de 14 años donde se plantea que este cambio se pueda hacer con exámenes médicos, pero el problema es que no quedó especificado que debe ser diagnosticado por especialistas. La disforia de género en niños es algo de mucha especialidad, por lo tanto creo que es un tema complejo y en el texto legal se comete un grave error”.

Por su parte, “en el caso de los mayores de 14 años también se podrá hacer el cambio si los padres están de acuerdo, pero lo que sucede es que la mayoría de los casos de disforia de género que ocurren en la adolescencia se revierten después y no resulta razonable cuando un joven de 14 años pueda acceder al cambio de sexo sin una adecuada asesoría “.

A su turno, el senador Iván Moreira realizó un llamado al gobierno para que “cambie su rumbo en cuanto a la agenda valórica que pretende impulsar y por ello defenderemos con todas nuestras fuerzas el rechazo a las leyes de aborto e identidad de género que se quiere impulsar desde el Poder Ejecutivo”.

Asimismo sostuvo que “si se termina aceptando el cambio de sexo, tendría que ser un tribunal competente quien decida cuando procede o no, y no la ley quien altere la realidad humana. También considera que se debe prohibir el contraer un nuevo matrimonio. La persona habrá cambiado el sexo registrado, pero el sexo biológico es inmodificable y remarcó sobre quién hubiera operado una sentencia sobre identidad sexual y quisiera volver a casarse, estaría produciéndose matrimonio entre personas del mismo sexo biológico; es decir, un camino alternativo al matrimonio homosexual, basado en un resquicio legal y eso no se puede permitir porque iría contra la naturaleza humana y se trataría de una ley aberrante que dañaría a nuestra sociedad”.

Finalmente el senador Moreira aseveró tajantemente que defenderá estos principios con firmeza cuando se discuta en la Cámara Alta el próximo 13 de diciembre, “la gente me conoce, los habitantes de la región de Los Lagos votó por mí conociendo mi postura respecto de estos temas y, siendo consecuente con ello, seré un tenaz opositor a estas leyes que pretende impulsar el gobierno. Entiendo y respeto la diversidad, pero aquello no implica que tenga que ser partidario de una ley en particular”, concluyó el legislador.

En tanto, el senador Francisco Chahuán también manifestó su postura contraria porque a su juicio “este proyecto sobre identidad de género forma parte de un bagaje de iniciativas que intentan impulsar una ideología de género”.

Por lo mismo realizó un llamado al gobierno a legislar para “proteger a las familias y el derecho de los padres a educar a sus hijos”.

 ORGANIZACIONES SOCIALES

Por su parte, el dirigente de la asociación Organizando Trans Diversidades (OTD), Franco Fuica, expresó su decepción por esta postergación del debate en Sala y señaló que “cientos de personas seguimos en desmedro de nuestro derechos humanos, no podemos encontrar trabajo, no tenemos reconocimiento de identidad en centros de estudios o de salud y no podemos desarrollar nuestros proyectos de vida, porque el Estado no nos respeta nuestro derecho a identidad de género”.

Asimismo, el presidente de la Fundación Iguales, Luis Larraín explicó que hoy las personas deben acudir a la ley que permite cambiar de nombre, siempre y cuando se mantenga el mismo género. Se estima que unas 200 personas han realizado este trámite, pues no existe esta normativa sobre la identidad.

Finalmente, la Presidenta de Isfem, Ismini Anastassiou apoyó la postergación del debate en Sala pues “este proyecto nos parece malo y por lo mismo pedimos al gobierno que lo retire porque atenta contra la familia y el derecho preferente de los padres a educar a sus hijos. Además tiene graves problemas en su articulado porque contiene normas que son atentatorias contra la familia”.

CONTENIDO DEL PROYECTO

El proyecto de ley, iniciado en Moción de los Senadores Lily Pérez, Ximena Rincón, Ricardo Lagos Weber y Juan Pablo Letelier y del ex Senador Camilo Escalona, tiene por objeto reconocer y dar protección al derecho a la identidad de género de las personas, permitiéndoles rectificar en su partida de nacimiento el cambio de sexo y nombre en el Registro Civil e Identificación, cuando no coincidan con su verdadera identidad de género.

En lo fundamental, establece que:

– Reconoce el derecho a la identidad de género, entendiendo por ella la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente respecto de sí misma, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento.

– La identidad de género podrá o no involucrar la modificación de la apariencia o de la función corporal a través de tratamientos médicos, quirúrgicos u otros análogos, siempre que sea libremente escogida. Asimismo, podrá o no corresponder a otras expresiones de género, tales como la vestimenta, el modo de hablar y los modales.

– Así, toda persona tiene el derecho a ser reconocida y protegida, a desarrollar libremente su personalidad y a ser tratada en conformidad con su identidad de género y, en particular, a ser reconocida e identificada de ese modo en los instrumentos públicos y privados que acreditan su identidad respecto del nombre y sexo.

– Reconoce a toda persona el derecho de obtener, por una sola vez, la rectificación del sexo y nombre con que aparezca individualizada en su partida de nacimiento, en sus documentos de identificación y en cualquier otro instrumento público o privado, cuando éstos no coincidan con su identidad de género.

– Todas las personas podrán, sin necesidad de requerir autorización judicial o administrativa acceder a intervenciones quirúrgicas o a los tratamientos integrales hormonales que deseen para adecuar su cuerpo a su identidad de género.

– Dispone que las intervenciones quirúrgicas que no sean indispensables, y que se refieran exclusivamente a reasignación sexual por diferencia entre sexo biológico y la identidad de género de una persona, sólo podrán realizarse cuando ésta haya alcanzado la mayoría de edad.

– Entrega al Servicio de Registro Civil la competencia para conocer de la solicitud de rectificación de sexo y nombre, salvo que se trate de menores de edad o de personas con vínculo matrimonial no disuelto, en cuyo caso será competente un tribunal de familia.

– Regula el procedimiento para la rectificación de sexo y nombre, distinguiéndose entre si ello es solicitado por un mayor de edad sin vínculo matrimonial; por un niño o niña; por un adolescente o por persona con vínculo matrimonial no disuelto.

– Prohíbe a toda persona o institución pública o privada dar un trato irrespetuoso, contrario a la dignidad humana o que implique una discriminación arbitraria a otra persona en razón de su identidad de género.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!