“Boliviamar”, la playa olvidada por Bolivia que le cedió Perú por 99 años

Durante el gobierno del presidente peruano Alberto Fujimori, el gobierno altiplánico recibió una playa, sin soberanía, a su disposición al sur del puerto de Ilo. Fue perfeccionado el acuerdo bajo el gobierno de Alan García y de Evo Morales

SANTIAGO.- Una de las veces que más cerca del mar estuvo Bolivia es el recordado “Abrazo de Charaña”, realizado entre los entonces presidentes de facto Hugo Bánzer por el país altiplánico y Augusto Pinochet por nuestro país, el que se celebró en el poblado boliviano de Charaña, localizado a pocos kilómetros del poblado chileno de Visviri, el 8 de febrero de 1975. Este acuerdo no prosperó debido a la negativa del entonces gobierno peruano en 1978.

Recordemos que en el siglo XIX durante la Guerra del Pacífico, la zona de Arica e Iquique -que antes era peruana- pasó a Chile, mientras que Bolivia cedió su salida al mar “a perpetuidad” -en lo que es hoy la actual Región de Antofagasta- en el tratado de paz y amistad entre Chile y Bolivia de 1904.

Luego, en el Tratado de Lima (1929) Chile y Perú establecieron que no podían ceder soberanía a otra nación en el territorio que estuvo en disputa (Tacna y Arica) sin consultar al otro.

A pesar de lo anterior, actualmente Bolivia si tiene salida al mar hacia el Pacífico pero esta vez por Perú. Lo anterior se produjo producto de una especie de préstamo sin soberanía, firmado por los entonces presidentes Alberto Fujimori (Perú) y Jaime Paz Zamora (Bolivia), el cual fue perfeccionado en 2010 por los mandatarios Alan García y Evo Morales.

Según señala a RadioBioBío el Doctor en Historia de la Universidad de Salamanca y actual académico de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, Andrés Medina, el terreno es una playa de difícil acceso, pedregosa, desolada, cuyas aguas se caracterizan por la fuerte corriente y donde lo único que llama la atención es un gran monumento.

“Creo que es exclusivamente de uso mediático”, manifestó, añadiendo que la idea era probablemente aparentar “solucionarle un problema a un país amigo”, pero realmente no lo resuelve. “Esto no sirve para nada”, enfatizó el académico.

Si bien, según el acuerdo recogido por el portal especializado AmericaEconomía (AE) en octubre de 2010, se buscaba la construcción de centros turísticos por parte de Bolivia, Medina señaló que el país andino no ha tenido la iniciativa -probablemente por falta de recursos- de hacer algo con ese pedazo de terreno.

En la renovación del acuerdo en 2010, “Perú concedió una extensión territorial de 163,5 hectáreas dentro de la Zona Franca Industrial de Ilo. Ello inicialmente por un plazo de 50 años renovables”, indica AE, añadiendo que “el pacto preveía la posibilidad de ampliación de la capacidad operativa del puerto para el atraque de buques de gran calado”.

En 2010, también se amplió esta zona franca turística de 2 kilómetros cuadrados a 3,58 kilómetros cuadrados por 99 años.

Cabe destacar que el nuevo acuerdo también incluía un convenio de cooperación entre las Marinas de Guerra de Perú y Bolivia, “bajo la cual sería establecida en Perú un anexo de la escuela naval de Bolivia y se autorizaba a que buques de la Armada boliviana navegaran en Ilo con fines de cooperación e instrucción”, consignó AE.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!