Brigadistas Forestales hacen su trabajo con pasión y disciplina

El trabajo en equipo para combatir cuerpo a cuerpo las llamas y la mística para entregarse por completo a salvar vidas, es lo que inspira a los más de 600 brigadistas que hoy prestan servicios a ARAUCO. Para ellos, salvar bosques es salvar vida.

El trabajo de un brigadista es todo menos rutina. Cada día es diferente y puede conllevar un nuevo desafío, porque no existen dos incendios iguales. La entrega que hay en cada combate contra las llamas es una experiencia única. “Es difícil explicar la pasión que uno siente por esta pega pese a que combatimos contra un enemigo terrible. Nuestro gran objetivo es detener el incendio y cuando eso se logra el orgullo que siente es indescriptible”, expresa Juan Bueno, Jefe de Brigada en Base Quivolgo, Región del Maule, con 18 años de trayectoria. Comenzó en este rubro apenas salió del Liceo y se fue encantando temporada tras temporada. “Si los árboles pudieran hablar o los animales que habitan entre las plantaciones y los bosques, de seguro estarían eternamente agradecidos de nosotros, los brigadistas forestales, sus amigos para combatir el fuego”, añade.

Carlos Alarcón, Jefe de Zona de la contratista Working on Fire, lleva 30 años combatiendo incendios. “Es un trabajo lindo y los insto a conservar la mística y ese espíritu guerrero que cada brigadista tiene y que da la energía para ser exitosos en el combate contra el fuego. Nunca olviden que en este combate es el fuego o nosotros”, dice, al tiempo que insta a sus brigadistas del centro de operaciones de Playa Negra,  a mantener en alto la mística que envuelve esta actividad y en recuerdo de los combatientes mártires que el 15 de febrero de 2009 perdieron la vida en un accidente en helicóptero, ocurrido en las cercanías de Cauquenes, y que llevó a instaurar esta fecha como el Día Nacional del Brigadista Forestal.

La selección de personas para ser brigadistas no es tarea fácil. Sólo el 50% aprueba los exámenes. “Los combatientes tienen que ser respetuosos del fuego y saber trabajar en equipo para lograr que el trabajo sea seguro. Los brigadistas son como héroes, personas distintas a todos nosotros”, afirma Germán Neumann, Líder del Comité de Protección de CORMA Biobío.

La disciplina, el entrenamiento, respeto por sus pares y trabajo en equipo, son clave para lograr lo más importante en esta actividad: la seguridad.

El programa de protección de Forestal Arauco cuenta con brigadas profesionales de combatientes forestales pertenecientes a Working on Fire y San Sebastián. Estas brigadas pueden ser helitransportadas o terrestres.

Durante esta temporada, que comenzó en el último trimestre de 2015 y se extenderá hasta las primeras lluvias otoñales de 2016, un total de 78 brigadas compuesta por 662 brigadistas están dispuestos para el combate de incendios.

EN RECUERDO DE LOS BRIGADISTAS FALLECIDOS

La semana pasada se conmemoró un nuevo aniversario de ese trágico hecho en que murieron 12 brigadistas y el piloto de la aeronave, en el sector de Matanza, Curanipe. Por lo mismo, como cada año, se realizaron una serie de actividades en las que participaron los familiares de las víctimas y personal de la empresa Arauco.

La conmemoración consideró un desayuno en las Brigadas Forestales de Curepto (San Juan de los Olivos)  y Cauquenes (Polhuín), una romería a los cementerios donde están sepultados los jóvenes combatientes, la instalación de ofrendas florales en el monolito de recuerdo al Brigadista Forestal existente en el acceso a Cauquenes, un almuerzo en el campamento Polhuín, para terminar con un viaje al lugar del accidente. En esta última estación, se entregaron sentidas palabras en homenaje de los jóvenes fallecidos y se obsequiaron recuerdos a los familiares por parte de artesanos de la Brigada Polhuín.

 

 

 

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!