Buscan potenciar producción de los vinos espumantes maulinos

Este proyecto refuerza el trabajo que el Centro Tecnológico de la Vid y el Vino de la Universidad de Talca viene realizando por más de 20 años para dar soluciones a interrogantes del sector productivo de la región.

TALCA.- Posicionar mejor el espumante del Maule, que es la zona de mayor producción de este tipo de vino, es el objetivo de un nuevo proyecto que desarrolla el Centro Tecnológico de la Vid y el Vino de la Universidad de Talca (UTALCA), con participación de un grupo de productores y apoyo del Fondo de Innovación para la Competitividad del Gobierno Regional (FIC-R).

Esta iniciativa partió a fines del año pasado y busca generar argumentos que permitan identificar las mejores zonas productivas de la Región del Maule para hacer espumante y apoyar el desarrollo de mejores vinos de este tipo, junto con aportar fundamentos que respalden su comercialización. “La idea es contar con una marca colectiva ‘espumante del Maule’, que permita aumentar el volumen de este tipo de vinos surgidos de la región”.

La explicación proviene de Yerko Moreno, director del Centro Tecnológico de la Vid y el Vino (Ctvv), en cuya bodega experimental se realizan las primeras vinificaciones con distintas variedades y también una misma variedad cosechada en diferentes sectores más frescos o más cálidos, desde la precordillera a la costa. “Estos vinos base los sometemos a distintos tratamientos con el objetivo de lograr la mejor calidad posible para cada una de esas condiciones”, precisó Moreno.

“Estamos trabajando principalmente con las variedades típicas que se usan para hacer espumante como es Pinot noir y Chardonnay e incorporamos también País gracias a un proyecto que hicimos hace años con el apoyo de Viña Miguel Torres, y hoy día se ha transformado en una alternativa para esta variedad. También utilizamos Sanseau y una colección de doce variedades que tenemos en nuestro Centro Experimental de Panguilemo. Estamos evaluando cuál de ellas podría tener potencial”, comentó.

El director del Ctvv afirmó que este proyecto refuerza el trabajo que el Centro viene realizando por más de 20 años en término de dar soluciones a interrogantes del sector productivo. “Los productores de espumantes de la zona tienen inquietudes en cuanto a cuáles son las mejores zonas y cómo mejorar la tecnología para elevar la calidad del producto y poder lograr una mejor comercialización. Por lo mismo, este proyecto es de interés de las empresas y del sector vitivinícola regional. Eso es lo que nosotros hacemos, dar respuesta a soluciones locales”, precisó.

Agregó que el Maule es la zona de mayor producción de espumante y lo que se busca no es desarrollar un nuevo producto, sino mejorar los argumentos técnicos y la producción para que las empresas demuestren que los espumantes del Maule no tienen nada que enviar a los de otras zonas vitivinícolas de Chile y del mundo. “La idea es posicionar mejor el espumante. Creo que el mundo va hacia sacar ventaja de productos regionales y esa tiene que ser la estrategia de diferenciación de los valles vitivinícolas”.

ACEPTACIÓN

Yerko Moreno manifestó que en los últimos cinco o seis años, ha habido un boom de consumo de espumante el que, más allá de las fiestas tradicionales, se ha extendido a los happy hours y los aperitivos de fin de semana, reemplazando incluso al pisco sour u otros tragos.

La primera serie de resultados del proyecto estará a fines de marzo o comienzos de abril. “Después viene un periodo de toma de espuma de las botellas, proceso normal de estos vinos, y pensamos tener los primeros espumantes de corto plazo o de maduración de poca guarda, a finales de este año y a mediados del próximo”, adelantó Yerko Moreno.

En este proyecto, de 140 millones de pesos, el Centro Tecnológico de la Vid y el Vino está trabajando con 13 productores de espumante, dos de insumos enológicos y una empresa de tecnologías de acero inoxidable. Para su ejecución, el Gobierno Regional, destinó 96 millones de pesos, 20 es el aporte de las empresas y 26 la contribución valorada de la Universidad de Talca.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!