Carabineros  de Linares previene el abuso sexual

La orientación, por parte del Personal policial se desarrolla a través de charlas en colegios y con la entrega de folletería en distintos lugares de la ciudad.

LINARES.- Mediante charlas y otras actividades desarrolladas por personal de la Oficina de Integración Comunitaria de la Primera Comisaria de Carabineros de Linares, se conceden recomendaciones y se fortalece el vínculo con los padres y apoderados, junto con los profesores y los niños.

El objetivo principal, es la entrega de información de manera preventiva, lúdica y didáctica, referente a estar atentos ante esta temática, como detectar si un niño está sufriendo de algún tipo de abuso o maltratos infantiles y como ayudarlos y orientarlos de la mejor manera. Siendo el propósito prevenir y detectar oportunamente un abuso sexual o maltrato infantil.

Carabineros continuará impulsado actividades que permitan el acercamiento con los menores, donde además existe una ocasión para entregar información y denunciar.

RECOMENDACIONES:

– Crear contextos protectores: un contexto protector es uno que respeta los derechos de los niños, que es capaz de poner límites, que no es ciego, sino lúcido y que permite que los niños pidan ayuda en caso de que sea necesario.

– Informarse: los padres, familias, colegios e instituciones que trabajan con niños, deben informarse, leer sobre el tema para saber cómo prevenir. Aquí algunas herramientas básicas de contexto que deben manejarse sobre el tema y aquí las formas en las que se presentan los abusos sexuales.

– Hablar del tema con los niños: esto se debe hacer con un lenguaje acorde a la edad. Sin embargo, es súper importante entender que los niños no son los principales responsables de cuidarse a sí mismos. Esos programas dirigidos a los niños con frases como “di no”, “corre”, “; son ilusos, porque al final le ponen más culpa al niño si es que le llega a pasar algo.

– Minimizar las posibilidades de ocurrencia: cuando hay espacios oscuros, cuando hay relaciones medias ciegas. Por ejemplo, un profesor de violín que le hace clases sólo a una niñita en un lugar cerrado; mejor hacerlo en lugares de trasparencia. Lo mismo con entrenadores deportivos, por ejemplo. Sin crear una paranoia, pero sí creando ambientes más abiertos, sobre todo cuando hay asimetrías de poder.

– Reconocer las señales de abuso: se debe estar atentos a las señalas e indicadores físicos y de comportamiento de los niños para detener a tiempo el abuso. Esto, porque generalmente las personas que fueron víctimas durante su infancia hablan de la indiferencia pasiva o activa que tuvo su círculo cercano.

– Aprender a reaccionar de manera adecuada y tener protocolos: determinar las acciones para prevenir, conocer las alertas para detectar a tiempo, reaccionar ante casos de sospecha e intervenir frente a casos de abuso. Saber de antemano cómo hablar, ante quién hablar, quién va a hablar y dónde se va a pedir ayuda y jamás improvisar ni sobre reaccionar.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!