Carabineros y municipio entregan ayuda a mujer anciana y su hijo postrado en sector de alta cordillera en la comuna de Longaví

Una historia que nos lleva a reflexionar cuánto es el amor y lucha de una madre a sus hijos pese a los años, esté jamás desaparece.

LONGAVÍ.- Se trata de Edelmira del Carmen Figueroa Parra de 95 años, un ejemplo de tesón e ícono de la mujer campesina longaviana, la cual sobre vive con lo mínimo y ninguna comodidad en el sector Lomas de Vásquez, a más de 65 kilómetros del centro de Longaví. Ella debe cuidar a su hijo Julio Figueroa que tiene 60 años y está completamente postrado hace varias décadas.

Se trata de un caso social que detectó Carabineros de la subcomisaria de Longaví e hizo las gestiones correspondientes con el Departamento de Comunicaciones y el Departamento de Salud del municipio local para ir en su ayuda.

Fue así como los policías, bajo el mando del teniente Luis Llévenes, llegaron hasta la casa de Edelmira con dos cajas de alimentos no perecibles y coordinaron la visita del equipo médico que atiende los postrados, quienes verificaron el estado de salud de Julio.

La mujer agradecida por la visita y las atenciones brindadas, comentó que su única entretención es tocar la guitarra y preservar el folclore campesino, sin embargo los instrumentos que posee no se encuentran en buen estado, por lo que hizo un llamado a la comunidad para conseguir una nueva.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!