Carta de una azafata de Línea de bus Talquina, debes leerla

Carta que llegó a TV Maulinos durante los últimos días, guardaremos la identidad de la joven que nos contacto, dejamos su carta textual y sin cambios.

“”A los pasajeros de Talca Paris y Londres:

Soy un simple miembro de las tripulaciones de esta empresa, semanalmente me toca interactuar con mil personas aproximadamente y la experiencia de los tiempos vividos en mi estadía en la empresa, me ha llevado a escribir esta misiva.

En esta empresa me ha tocado compartir con una gran cantidad de muy buenos pasajeros, personas humildes y educadas, con las que incluso hemos podido compartir una pequeña charla o una pequeña “talla”; mas como todo en la vida, también he compartido con pasajeros prepotentes y mal educados, que se olvidan que él o la tripulante a la que le hablan también es una persona, que tiene la misma dignidad y derechos que él y por ende, tienen que tratar con el mismo respeto con el que uno los trata. Pero este tipo de pasajeros, cree que por el hecho de comprar un boleto, tiene el derecho de gritar y ordenar a la tripulación como si ellos fueran sus esclavos y con su tono, timbre e intensidad de voz, muchas veces denigran a estos. Gracias a Dios, estos son los menos, pero amargan un día entero.

En el tiempo que llevo, en más de una ocasión he debido morderme la lengua para no poner en su lugar a “viejos” prepotentes, que creen que por que uno es azafata o asistente es menos persona que ellos.

Pero entiendo el porqué de esto. Durante mucho tiempo, esta empresa se ha dedicado a sobrevalorar a los pasajeros, a darles la razón en todo, aunque estén equivocados. Si un pasajero dice que el bus es morado, todos los buses de Talca París y Londres son morados. Pero en realidad, ¿son todos morados? O mejor, ¿es alguno morado?

Yo entiendo que puedan tener un mal día, pero que a la vez entiendan que si van en uno de los salones cama (4030, 4050 o 4090) van con 45 pasajeros más, si van en las Volvo 2080 o 2090 van con 63 pasajeros más o si van en cualquiera de las otras máquinas, van con 59 pasajeros más. Y en verdad, es bien difícil lograr mantener a todos contentos, durante las 3 horas del trayecto.

Yo entiendo que hay películas que no son del agrado de todos, yo entiendo que quizás quiera dormir, pero a la vez, entiendo que Ud. no es el único pasajero de la máquina, ni siquiera Ud. es más importante que el resto, Ud. es simplemente un pasajero más, al que debo tratar con respeto, educación y hacer que su experiencia de viaje sea cómoda y placentera. Si a usted no le gusta la película, está en todo su derecho, mas no venga a exigir que se la cambiemos, apaguemos o incluso amenazarnos con que irán a conversar con don José González, porque hay otros pasajeros que si quieren verla.

También entiendo que sienta predilección por alguna bebida, mas debe entender que tanto la bebida (entiéndase gaseosa, té y café) como el snack son solamente una cortesía, no tiene porque gritarle o culpar al tripulante de que no quede de lo que Ud. quiere comer.

No creo que sea muy difícil de entender que el bus no ni un restaurante ni un Blockbuster o Netflix, el bus es un medio de transportes que cumple con la obligación de llevarlo a su destino, el resto es una cortesía para hacer más ameno el viaje del total de los pasajeros.

Le recomiendo que si quiere comer y beber lo que a usted le gusta; si quiere dormir, escuchar la música que usted quiera o ver la película que sea de su agrado, contrate un transporte privado, ya que allí usted es el único pasajero que importa, el otro, es un transporte público de pasajeros, donde cada uno tiene los mismos derechos, por el sólo hecho de cancelar su pasaje.

Pero al final, no todos tienen la misma educación (no hablo de educación formal o escolaridad) y demuestran la pobreza de su persona al no mostrar argumentos y al mostrar que solamente saben amenazar si no cumplimos sus caprichos.

Lo que me reconforta son los pasajeros que te alegran el día, que en su sencillez, te dan fuerza para seguir adelante día a día y así me ayudan a olvidar el trago amargo de un pasajero odioso.

Atentamente,

Un miembro de la tripulación que guarda anonimato, por miedo a las represalias””.

Fotografía de contexto

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!