Carta del Papa a Chile: Urge generar espacios donde la cultura del abuso y encubrimiento no dominen

“Se construyeron conclusiones parciales a las que le faltaban elementos cruciales para un sano y claro discernimiento”, escribió.

SANTIAGO/EL VATICANO.- “La visita de monseñor (Charles) Scicluna y monseñor (Jordi) Bertomeu nace al constatar que existían situaciones que no sabíamos ver y escuchar. Como Iglesia no podemos seguir caminando ignorando el dolor de nuestros hermanos. Luego de la lectura del informe quise encontrarme personalmente con algunas víctimas de abuso sexual, de poder y de conciencia, para escucharlos, y pedirles perdón por nuestros pecados y omisiones”.

Esta es parte de la carta que el Papa Francisco envió al pueblo chileno, reproducida por ADNRadio, donde además de confirmar la visita de los representantes del Vaticano a Osorno, cuyo obispo Juan Barros sigue siendo cuestionado por supuestos vínculos con los vejámenes de Fernando Karadina, dijo que “cada vez que intentamos suplantar, acallar, ningunear, ignorar o reducir a pequeñas elites al Pueblo de Dios en su totalidad y diferencias, construimos comunidades, planes pastorales, acentuaciones teologías, espiritualidades, estructuras sin raíces, sin historia, sin rostros, sin memoria, sin cuerpo, en definitiva, sin vidas”.

“Desenraizarnos de la vida del pueblo de Dios nos precipita a la desolación y perversión de la naturaleza eclesial; la lucha contra una cultura del abuso exige renovar esta certeza”, escribió, agregando que “la renovación en la jerarquía eclesial por sí misma no genera la transformación a la que el Espíritu Santo nos impulsa. Se nos exige promover conjuntamente una transformación eclesial que nos involucre a todos”.

Para el Papa Francisco, “sin esta mirada de fe todo lo que podamos decir y hacer caería en saco roto. Esta certeza es imprescindible para mirar el presente sin evasiones pero con valentía, con coraje pero sabiamente, con tenacidad pero sin violencia, con pasión pero sin fanatismo, con constancia pero sin ansiedad, y así cambiar todo aquello que hoy ponga en riesgo la integridad y la dignidad de cada persona; ya que las soluciones que se necesitan reclaman encarar los problemas sin quedar atrapados en ellos o, lo que sería peor, repetir los mismos mecanismos que queremos eliminar”.

“Sería injusto atribuir este proceso solo a los últimos acontecimientos vividos. Todo el proceso de revisión y purificación que estamos viviendo es posible gracias al esfuerzo y perseverancia de personas concretas que, incluso contra toda esperanza o teñidas de descrédito, no se cansaron de buscar la verdad; me refiero a las víctimas de los abusos sexuales, de poder, autoridad y a aquellos que en su momento les creyeron y acompañaron”, agregó.

Es tiempo de escucha y discernimiento, expresó el Papa, “para llegar a las raíces que permitieron que tales atrocidades se produjeran y perpetuasen (…) Aquí reside una de nuestras principales faltas y omisión: el no saber escuchar a las víctimas. Así se construyeron conclusiones parciales a las que le faltaban elementos cruciales para un sano y claro discernimiento. Con vergüenza debo decir que no supimos escuchar y reaccionar a tiempo”.

“El ‘nunca más’ a la cultura del abuso, así como al sistema de encubrimiento que le permite perpetuarse, exige trabajar entre todos para generar una cultura del cuidado que impregne nuestras formas de relacionarnos, de rezar, de pensar, de vivir la autoridad; nuestras costumbres y lenguajes y nuestra relación con el poder y el dinero”, concluyó Francisco.

La carta completa de Francisco la puede ver haciendo clic aquí.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!