Caso adopciones ilegales en el Maule será indagado por la Nunciatura Apostólica

René Mestre lamentó el hermetismo de las religiosas mercedarias y el poco respaldo del obispo de Talca, Horacio Valenzuela. Se trata del orfanato San Ramón Nonato de la ciudad de Curicó, que cerró sus puertas el año 2011.

LINARES/CURICÓ.- Desde la Nunciatura Apostólica se informó que se decidió intervenir en el caso de adopciones ilegales ligadas al ex orfanato San Ramón Nonato de la ciudad de Curicó.

Lo anterior lo dio a conocer René Mestre desde Linares en exclusiva a diario ElCentro, debido a que desde los 18 años lucha por saber sobre sus padres biológicos y que mantiene, incluso, una denuncia ante el Juzgado de Letras con respaldo del Servicio Nacional de Menores.

Los problemas tienen su origen en los procedimientos que se realizaban al interior de este recinto a cargo de las religiosas mercedarias y que fue cerrado el año 2011, donde sirvió para adopciones irregulares destinadas principalmente a familias italianas.

Según por lo señalado por Mestre, hay cinco casos a lo menos de adopciones irregulares, agregando que “en varias oportunidades he intentado hablar con las religiosas y pedirles información sobre mis padres biológicos. Lamentablemente no ha sido posible lo que ha significado frustración y un gran daño psicológico

Según indica un reportaje de CiperChile con testimonios de personas que durante los años 70 y 80 mantuvieron vínculos estrechos con el asilo -internas, religiosas y voluntarias- apuntan a una de las superioras que lideró el establecimiento a comienzos de la década de los ‘80, sor Teresa Melo Leyton, como la autora de numerosas entregas irregulares de recién nacidos a parejas italianas. Los mismos testimonios dan cuenta del pago de comisiones por parte de los padres adoptivos extranjeros para garantizar la prioridad frente a matrimonios chilenos.

Según los estremecedores relatos, la religiosa actuó en complicidad con un juez de menores de San Fernando (Región de O’higgins) para obtener de manera exprés los documentos legales que facilitaran la salida de las recién nacidas al extranjero.

En 1983 sor Teresa Melo Leyton colgó su hábito y más tarde se fue de Chile. Hoy se desempeña como oficial administrativa en una importante repartición de El Vaticano en Roma.

La denuncia presentada el año 2014 en el Juzgado de Letras de Curicó está en este instante archivada. “Felizmente he tomado contacto con la Nunciatura Apostólica y ellos me han asegurado que Roma intervendrá en la investigación. Nosotros queremos saber la verdad, la que sea para poder seguir nuestra vida con mayor tranquilidad. En la misma condición mía está Francisca, mi hermana adoptiva y otras personas que, por diversas razones, han preferido mantenerse en el anonimato”, reveló.

René Mestre dijo que la iglesia no solo que tiene que responder por los casos de abusos sexuales que hoy son conocidos por la opinión pública, sino que también por las redes ilegales de adopciones que se llevaron a cabo en recintos dependientes de la iglesia católica y que han afectado a muchas personas. “Lamentablemente el obispo de Talca, Horacio Valenzuela ha sido poco colaborativo con mi causa. No así monseñor Tomislav Koljatic con el cual me he reunido en varias ocasiones y se ha sensibilizado en torno a la lucha. El problema es que el obispo linarense no tiene injerencia con la diócesis de Curicó. Las monjas tampoco han colaborado y su hermetismo es total”, aseveró.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!