Censo de aves silvestres fue realizado en humedales costeros del Maule

Como parte del Programa de Protección de Vida Silvestre.

MAULE.- Con una gran participación de profesionales del área de recursos naturales se realizó el censo primaveral de aves silvestres en la región del Maule, concentrado en los humedales costeros, el cual fue coordinado por el SAG regional y contó con la participación de destacados ornitólogos de la CODEFF.

Las actividades estuvieron relacionadas con el conteo de aves de los humedales costeros de las Salinas de Boyeruca, desembocadura del Estero Boyeruca, Laguna Torca, Laguna Tilicura, Estero Llico, Humedal de Junquillar, La Trinchera y desembocadura del río Huenchullami, Laguna Reloca y el humedal del secano interior Ciénagas del Name, ubicados en la región del Maule.

La información obtenida en esta actividad, así como en los anteriores censos, es registrada en la base de datos de e-Bird, sistema en línea que almacena la existencia o presencia de aves a nivel internacional; de esta manera, los resultados de este censo son posibles de obtener a través de esta plataforma.

La realización de este censo estuvo dada por la necesidad de conocer la presencia de aves migratorias existentes en dichas localidades, con el fin de extremar las medidas de resguardo y prevención ante una eventual aparición de influencia aviar. Al respecto, el Encargado Regional de Recursos Naturales del SAG, Luis Arturo Villanueva, destacó la relevancia de esta actividad y señaló que “poder realizar este censo es de gran importancia para las labores del Servicio, ya que nos permite conocer la existencia de ejemplares en los diez sitios con mayor concentración de aves en la región; por tanto, ante una eventual aparición de algún foco epidemiológico, el Servicio cuenta con datos relevantes en los cuales sustentarse para la ejecución de un plan de acción”.

Las actividades se focalizaron en los 10 sitios más importantes de concentración de avifauna en la región, donde se contabilizaron 55 especies y un total de 3.500 individuos. Los sitios de mayor concentración de aves fueron los de Boyeruca (salinas y desembocadura) con más de 1.000 individuos representados por 20 especies, destacando perritos (147), queltehues (155), pato jergón grande (139), pato gargantillo (112), tagua común (129) y gaviota cáhuil (122); los cisnes de cuello negro llegaron a sólo 95 ejemplares.  Cabe destacar que laguna Torca y Lago Vichuquén presentaron una baja población de cisnes debido a la situación de contaminación por cianobacterias que produjeron mortalidad de plantas acuáticas, alimento básico de este tipo de especies, quienes migraron hacia humedales vecinos.

Las 5 especies más representadas fueron Gaviota dominicana (898), cisnes de cuello negro (411), Gaviota cáhuil (221), Tagua común (564) y Queltehue (188).  Luego, con menos de 180 individuos, se encontraron pilpilén, Pato jergón grande, Pato rana de pico delgado, Pato gargantillo, garza chica y pato real.

Dentro de las aves migratorias inter hemisféricas, casi no hubo representación, sólo se observaron zarapito, Playeros de baird, un ejemplar de flamenco chileno y Pitotoy chico; no detectándose la presencia de Rayadores, Gaviota de franklin, Gaviotines elegantes y Chorlos dorados, entre otras especies que migran en grandes bandadas.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!