China responde a EE.UU. subiendo el arancel a productos de ese país

“Cualquier intento de poner a China de rodillas con amenazas e intimidaciones nunca tendrá éxito”, dijeron del país asiático

PEKÍN.- China anunció este miércoles aranceles del 25% a la soja, los coches y otros productos estadounidenses importados por valor de 50.000 millones de dólares, generando así una nueva etapa en la guerra comercial con Estados Unidos horas después de que Washington publicara su propia lista de productos.

El ministerio de comercio chino enumeró un total de 106 familias de productos estadounidenses (carne, whisky, productos químicos o cigarrillos, entre otros) aunque indicó que la fecha de aplicación de los aranceles se anunciará más adelante.

Cualquier intento de poner a China de rodillas con amenazas e intimidaciones nunca tendrá éxito. Tampoco tendrá éxito esta vez”, dijo el miércoles el portavoz del ministerio de Exteriores, Geng Shuang, en una rueda de prensa.

“No hay ganadores en una guerra comercial, y el que la inicia se hace daño a sí mismo y a los demás”, añadió el portavoz, explicando que ha llevado la cuestión de los aranceles estadounidenses ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La administración del presidente Donald Trump anunció el martes una lista de productos importados chinos, por un valor total de 50.000 millones de dólares, que tendrán que pagar nuevos aranceles. La medida es en represalia a lo que Washington considera la transferencia forzada de tecnología estadounidense a las compañías chinas.

La lista estadounidense publicada el martes contiene unos 1.300 productos, desde electrónica hasta piezas de aviones, pasando por satélites, medicinas y maquinaria. Los aranceles, que serían de un 25%, todavía tienen que ser aprobados y no podrían entrar en vigor antes de mayo.

La decisión es simbólica porque hasta ahora Pekín no había anunciado medidas contra productos clave de la economía estadounidense como la soja o los automóviles.

Una tercera parte de la producción de soja estadounidense se vende en China (14.000 millones el año pasado), un producto además que procede en gran parte de los estados rurales, los mismos que votaron mayoritariamente a Donald Trump en las presidenciales de 2016.

 

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!