Científicos descubren señal de radio que llega desde galaxia a 2.500 millones de años luz

La señal se repite de forma constante y fue captada por un observatorio en Canadá.

Repetidas señales de radio alertaron a un grupo de científicos de la Universidad de British Columbia (UBC) de Canadá. Las explosiones de esas emisiones provienen desde una galaxia a 1.5 millones de años luz de distancia y duran solamente un milisegundo, aunque salen con la cantidad de energía que el sol tarda 12 meses en generar.

Los investigadores del Canadian Hydrogen Intensity Mapping Experiment (CHIME) vieron que una de las explosiones, que se repitió seis veces, provino aparentemente desde el mismo lugar. La indagación publicada en la Revista Nature establece que de las más de 60 ráfagas de radio detectadas hasta ahora, sólo una se repitió alguna vez.

“Hasta ahora, solo se conocía una FRB repetida. Saber que hay otro sugiere que podría haber más por ahí. Y con más repetidores y más fuentes disponibles para el estudio, podremos entender estos enigmas cósmicos, de dónde son y qué los causa”, comentó Ingrid Stairs, integrante del CHIME y astrofísica de la UBC.

La investigadora Deborah Good destacó la señal FRB que se repite a la captada en 2012, y que parece originarse en una galaxia a unos 2.500 millones de años luz de la Tierra. El haber encontrado un segundo repetidor, confirma que el primero no fue algún tipo de evento anormal.

“Estamos muy emocionados”, dijo la científica en una reunión de la American Astronomical Society en Seattle (Washington) el 7 de enero. Good explicó que CHIME también detectó el FRB de frecuencia más baja conocido hasta ahora, el que apareció en longitudes de onda de 400 megahercios, rompiendo el registro de 700 megahercios.

El observatorio CHIME se encuentra fuera de Penticton y consiste en cuatro antenas semicilíndricas de 100 metros de largo. La instalación opera 24 horas al día y explora todo el cielo del norte. La gran cantidad de detecciones se produjo cuando el instrumento aún no estaba en su máxima sensibilidad.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!