Cineasta Miguel Littin recibió Medalla al Mérito Juan Ignacio Molina

Le fue conferida por la Universidad de Talca, por su trayectoria fílmica fue influenciada en su amor a la belleza y el arte, el compromiso con la verdad y la lucha por la libertad de los pueblos. Además, como inicio del año académico de la UTalca, se realizó la cuenta pública por parte del rector Álvaro Rojas

TALCA.- Miguel Littin se convirtió en el primer cineasta en recibir la Medalla al Mérito Abate Molina, conferida este miércoles 18 de abril por la Universidad de Talca (UTALCA) en homenaje a sus más de 50 años de historia en la industria cinematográfica nacional e internacional. La ceremonia se llevó a cabo en el marco del inicio de año académico de esta Institución.

En el Aula Magna del Espacio Bicentenario, fue recibido por la comunidad universitaria que abarrotó los espacios del recinto. Su presentación estuvo a cargo del reconocido director, productor y guinosta del cine chileno Gonzalo Justiniano, quien con profundo orgullo manifestó sentirse complacido por presentar al “maestro”.

“Un ciudadano del arte, la cultura y el cine recibe la medalla Abate Molina de nuestra prestiogiosa Universidad. Para mí no es un hecho menor, por tanto quiero agradecer y en nombre de la Asociación de Directores y Guionistas de Chile, que esta importante institución haya decidido por primera vez premiar la obra de un cineasta”, esgrimió Justiniano durante su alocución.

Posteriormente, en el escenario, el Rector Álvaro Rojas Marín acompañado de Alejandro Ferreiro, presidente de la Junta Directiva de la academia, entregó la Medalla Al Mérito al cineasta nacido en Palmilla, en la provincia de Colchagua, y descendiente de inmigrantes árabes y griegos.

El discurso de Littin, fue expresado en un lenguaje literario y cinematográfico, digno de su obra que siempre buscó generar aprendizaje a través de la emoción. Recordó sus primeros compases de vida, desde los tres años de edad, cuando a través de un paño blanco extendido en el huerto de su abuela, conoció la luz transformada en imagen. En ese momento conoció una “ventana que me permitía ver un mundo de maravillas y sortilegios”.

Luego, narró que en una tarde, en la cocina de su madre, descubrió en un montón de periódicos viejos la descripción periodística de un crimen cometido por un personaje apodado por la prensa “El Chacal de Nahueltoro”, cuya historia le dio nombre a su primer largometraje y obra más apreciada por el cine chileno.

Así prosiguió con su discurso autobiográfico y cronológico, en el cual recordó su inspiración en las luchas campesinas a través del filme Tierra Prometida; también su exilio a México, donde rememoró las películas finalistas del Óscar, Actas de Marusia y Alsino y el Cóndor en representación de Nicaragua. A su vez, evocó su regreso durante la dictadura, donde filmó de forma clandestina una crónica de la realidad del país que sirvió de referencia al libro de Gabriel García Márquez: Aventura de Miguel Littin clandestino en Chile.

Es uno de los momentos más emocionantes de mi vida como cineasta y he sido muy feliz recordando situaciones que han ocurrido en mi vida personal y en nuestra patria. Agradezco a la Universidad de Talca por haberme conferido una distinción que lleva por nombre el insgine hombre de ciencias y de letras, Juan Ignacio Molina”, expresó Littin visiblemente emocionado.

El Rector Rojas, manifestó su regocijo en nombre de la academia por haber condecorado a un ilustre artista que está empapado a la realidad del pueblo chileno y latinoamericano, y quien ha sido una influencia principal en las nuevas generaciones de cineastas que están triunfando en la industria del séptimo arte.

Respecto a la rendición de la cuenta pública anual, ésta ya está incorporada a la Casa de Estudios que, junto con la inauguración del año académico 2018, lanzó el documento que contiene una información sistematizada de las acciones realizadas durante 2017 en cada uno de los ámbitos de su quehacer: pregrado, postgrado, investigación, vinculación con el medio y gestión institucional.

Esta vez, la cuenta pública se realizó en formato digital, concordante con la conciencia ambiental que constituye uno de los valores de la Institución.

En cada uno de los ítems señalados, se consignan los hitos más relevantes, información que se ilustra con distintos gráficos. Según expresó el rector Álvaro Rojas, los datos que se dan a conocer “reflejan el trabajo de una comunidad universitaria unida y motivada, que nos encamina con fuerza hacia una universidad más compleja”.

Uno de los hitos más significativos fue la aprobación del despliegue del Plan Estratégico 2020, instrumento que permitirá a la Corporación avanzar hacia un mayor nivel de complejidad.

Otro de los antecedentes relevantes indica que el 66% de los estudiantes de primer año y el 51% de los alumnos de cursos superiores, obtuvieron gratuidad. El mismo año se aprobó la creación de seis nuevas carreras de pregrado.

En el plano de la gestión institucional, destaca la implementación de la herramienta SAP/SSFF en los procesos integrados de Recursos Humanos; la atracción de más recursos públicos para investigación e innovación tecnológica; el logro de la mayor tasa nacional de postgrados acreditados con 71%, y un gran número de actividades de vinculación con el medio, entre las que se incluyó la campaña de prevención “Usted no lo permita”. Al mismo tiempo se incrementó la infraestructura y el equipamiento docente y científico.

Álvaro Rojas remarcó invitó a “sentirnos orgullosos de los logros alcanzados” y agregó que la información da cuenta “del intenso trabajo realizado y el cumplimiento de los anhelos y esperanzas de cada uno de los miembros de nuestra comunidad”.

Junto con agradecer a todas las personas que forman parte de la Universidad de Talca, expresó que “si somos capaces de continuar en este camino de crecimiento y desarrollo, estoy seguro de que seguiremos siendo un referente en la educación superior para nuestra región y el país”.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!