Clínica Empresarial capacitó a microempresarios de Cauquenes

Academia participa en la asesoría de proyectos del Servicio de Cooperación Técnica (Sercotec).

La Clínica Empresarial de la Universidad de Talca y ubicada en el Campus Linares de esta Institución, trabaja en su objetivo estratégico referido al apoyo de microempresarios del arco sur de la Región del Maule.

En Cauquenes, académicos y estudiantes participaron durante tres meses en la capacitación de seis proyectos concursantes al Fondo de Desarrollo de Negocios Crece del Servicio de Cooperación Técnica (Sercotec).

En esta primera etapa, representantes de la Clínica realizaron la evaluación y revisión de los proyectos de microempresarios ubicados en la calle Balmaceda, con el objetivo de proveerlos de herramientas necesarias para vender su propuesta ante el organismo adscrito al Ministerio de Economía, Fomento y Turismo.

Felipe Arenas, director (s) de la carrera, explicó que esta labor es totalmente gratuita y forma parte de la responsabilidad social de la Universidad y la Facultad de Economía y Negocios, unidad que cobija a la Clínica Empresarial.

“Estamos muy satisfechos porque la clínica está cumpliendo sus objetivos. Por un lado, brindamos una ayuda social a microempresarios de las zonas rezagadas de la región a través de asistencia técnica y capacitación; y por el otro, logramos que nuestros estudiantes adquieran experiencias en terreno a través del aprender haciendo”, explicó.

Por su parte, Rodrigo Uribe, director del Centro de Desarrollo de Negocios de Sercotec – Cauquenes, valoró la disposición de la comunidad académica de la Universidad en el desarrollo de la economía de zonas deprimidas del Maule Sur.

“La idea es que la Universidad de Talca sea un socio estratégico, vinculándolo a través de sus alumnos para que puedan guiar a nuestros empresarios en sus modelos de negocios. Nos sentimos complacidos por este trabajo y esperamos seguir con otros proyectos”, indicó.

GRATITUD

Orlando Rivas, propietario del supermercado Balmaceda, concursó en el Fondo con el propósito de realizar un acondicionamiento general de su negocio. Agradeció las herramientas que le brindó la academia para crear su proyecto.

“La experiencia de la Universidad ha sido muy positiva, debido que sin su ayuda no hubiese podido participar del concurso de Sercotec. En mi negocio, pretendemos entregar un mejor servicio a nuestros clientes, puesto que la calle Balmaceda ha sido convertida en un paseo y eso le dará un impacto positivo al comercio”.

Durante la segunda fase, referida a la evaluación de Sercotec, la Clínica no tendrá una participación directa, pero continuarán con la asesoría cada vez que lo requieran los microempresarios.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!