Colegio de Matronas: “El contralor se está transformando en un cuarto poder”

Anita Román criticó el dictamen de Contraloría y explicó que las matronas tienen una formación ocho veces superior a las enfermeras en salud sexual y reproductiva.

SANTIAGO.- La presidenta del Colegio de Matronas y Matrones de Chile, Anita Román, profundizó sobre las razones tras el paro nacional y apuntó contra el dictamen de Contraloría que permite a las enfermeras atender en neonatología, obstetricia y ginecología.

En conversación con “ADN Hoy”, de ADNRadio, la dirigenta aclaró que “este no es un conflicto contra las enfermeras, ellas son un estamento respetable que ha dado muestras a través de la historia de estar bajo la indicación médica en el cuidado de los pacientes enfermos”.

“Acá el tema es más profundo que eso. Estamos recibiendo las consecuencias de haber tenido un sistema de educación sin ningún tipo de regulación. Hay 128 escuelas de enfermería, 95 mil entre enfermeras y estudiantes y el 50 por ciento está cesante”, subrayó.

Para Román, “es entendible que su gremio haga gestiones para salvar esta situación”, sin embargo, aseguró que “desde que las maternidades existen en Chile, la matrona se ha dedicado a la patología de la salud sexual y reproductiva”.

La dirigenta apunta directamente al contralor general, Jorge Bermúdez, y subrayó que “emitió un dictamen que efectivamente en el tema jurídico se estaría excediendo la labor de la matronería en áreas de embarazo patológico”.

Sin embargo, explicó que “el título de la matrona dice que, con sus 10 semestres de formación, es el profesional competente para trabajar en esas unidades, y también de acuerdo a lo que dice el código sanitario”.

“Esta es la cuarta vez que el contralor le dice al Estado chileno lo que tiene que hacer, se está transformando en un cuarto poder”, acusó.

Para Román, las enfermeras no están preparadas para hacer frente a las tareas que históricamente han cumplido las matronas y aseguró que “el Estado va a tener que gastar muchísimo dinero en capacitarlas para trabajar en esos lugares”.

“Nosotras tenemos una formación de 8 mil horas en algo muy específico, como la salud sexual y reproductiva. Todas las escuelas de enfermería del país no tienen más de mil horas, incluso menos”, precisó.

Finalmente, Anita Román también se refirió a la implementación de los protocolos sobre la despenalización del aborto en tres causales y la llamada objeción de conciencia institucional.

“Hemos conversado con toda la matronería del país y yo saludo a objetoras y no objetoras, porque hemos tratado de resolver igual”, destacó.

Según la dirigenta, en Chile hay entre un 20 y 30 por ciento de matronas objetoras. Pese a ello, “la objeción de conciencia profesional quedó delimitada al procedimiento que se hace en un pabellón y todos los hospitales le preguntan a las matronas si son objetoras o no”.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!