Columna: Endeudamiento juvenil y educación

Recientemente el Instituto Nacional de la Juventud ha dado a conocer un estudio realizado entre los jóvenes chilenos, para estar al tanto sobre su comportamiento financiero, su accesibilidad al crédito y razones y formas de endeudamiento. Los resultados obtenidos demuestran, con sorpresa,  la relación directa entre endeudamiento juvenil y acceso a educación superior.

El 47% de los jóvenes chilenos posee o ha contraído en el pasado una deuda a su nombre. Las dos principales razones para dicha situación son la presencia de una emergencia o imprevisto (32%), y la necesidad de financiar su educación (25%). Igualmente, dentro del ítem de emergencias se incluyen casos de créditos de consumo para el pago de repactaciones o deudas arancelarias, por ende, podemos asegurar con certeza que el 25% del ítem educación, es incluso  mayor en la práctica, entendiendo que algunas emergencias son en la realidad financiamiento indirecto de la educación.

43% del 47% de jóvenes que declara tener o haber tenido endeudamiento, menciona hacerlo debido a un crédito universitario. Sin embargo existe un 39% que declara endeudamiento con tarjetas de casas comerciales o de crédito, sumando además un 30% que menciona deudas a través de un crédito de consumo de la banca o el retail.

Recordemos además que hoy por hoy el acceso al crédito universitario se acota al FSCU del cual disponen solamente los alumnos pertenecientes a la UES del Consejo de Rectores,  al Crédito con Aval del Estado (CAE) del cual disponen solamente las IES acreditadas, y los créditos internos de las Instituciones de educación, que se rigen por la regulación habitual en materia crediticia.

Los datos entregados anteriormente nos plantean al menos una dicotomía fundamental en el actuar financiero de los jóvenes, ya que mientras el nivel de conocimiento de los riesgos al acceder a un crédito es alto entre los jóvenes chilenos, igualmente las tasas de acceso al endeudamiento son aún mayores. Consultados respecto a la posibilidad de limitar la entrega de tarjetas de casas comerciales o de crédito a los jóvenes que no trabajan, estos se muestran favorables en un 79%. Es decir, que mientras las tasas de acceso a los créditos son extremadamente altas en la juventud, aún en conocimiento de los riesgos asociados, igualmente se plantea la necesidad de aumentar la regulación en materia de acceso a la deuda.

Finalmente el escenario no es alentador, 24% de los jóvenes ha dejado alguna vez de pagar sus deudas, el 23% las ha repactado y el 20% ha estado en DICOM. Peor aún, el 45% de los jóvenes no cree que dejará de estar endeudado en los próximos 12 meses.

La relación directa entre el endeudamiento de nuestros  jóvenes,  sus posteriores consecuencias, y el acceso a la educación superior, se muestran por primera vez correlacionadas a través de nuestro estudio, es por estos motivos que hoy cuando se discute la necesidad de reformar el sistema educativo chileno, el Instituto Nacional de la Juventud entrega una clara radiografía de las consecuencias y motivos del endeudamiento juvenil, y su relación con el acceso a la educación superior.

NICOLÁS PREUSS HERRERA

DIRECTOR NACIONAL DEL INJUV

@NICOPREUSS

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!