[Columna] “Más que ser mujer”, por Andrea Camargo

Desde que hice pública mi intención de ser candidata a alcaldesa por Talca, he recibido un sin número de insultos, menosprecios y ataques personales. Pero los comentarios de apoyo a un proyecto de ciudad liderado por una mujer, y las ganas de participar de diversas personas que me lo han manifestado, me da una fuerza tremenda para seguir adelante. Lo que deja en un segundo plano todo tipo de descalificaciones.

Me ha sorprendido que en Talca aún se hable de que las mujeres somos la esposa de, la pareja de, la hija de, o la hermana de. Hoy nos valemos por nosotras mismas: nos ganamos la vida, somos profesionales y ocupamos cargos importantes en la sociedad. Sé que hoy estoy expuesta a la carnicería que significan las redes sociales, y a ser tema de opinión, pero así es esto, y estoy dispuesta a asumir el desafío.

Quiero decirles que mi único argumento no es ser mujer, como algunos han dicho. Soy abogada, madre, y siempre he trabajado y me he esforzado por salir adelante sola, desde mis tiempos de estudiante, como la mayoría de los chilenos.

Hoy quiero ser alcaldesa de Talca porque creo que es urgente transparentar el municipio en su 100%, donde toda persona pueda acceder a la información, por ejemplo, de gastos y dineros. Esto incluyendo a las corporaciones, como todo departamento. Terminemos con los operadores políticos, los sobresueldos de personal no calificado, y la sobredotación de trabajadores por cumplir con favores personales. Sé que puedo lograr hacer del municipio un lugar inclusivo, pero de verdad, donde haya participación real, fomentando el emprendimiento local y la innovación.

Es importante promover la inversión en los sectores más vulnerables, y no hablo solo de hacer plazas, mejorar la seguridad, las veredas o hacer talleres, labores que se deben hacer sí o sí. Hablo también de entregarle las herramientas y el conocimiento a la gente para que puedan buscar distintas opciones laborales. Además, facilitar el periplo de la formación en los estudiantes en la educación municipal para que puedan optar a mejores puntajes para acceder a las carreras que siempre han soñado.

Lo más probable es que estas propuestas sean criticadas con comentarios como “y por qué viene a hablar ahora”, “ésta le está haciendo caso a su pareja”, “ahora quiere ventilar los chanchullos”, y varias cosas por el estilo. Está bien, así es esto y seguiremos adelante, y vendrán muchas más propuestas.

No está demás decirles que fortaleceré el empoderamiento de las mujeres, mentiría si dijera lo contario. Pero eso no significa hacer una casita de apoyo donde nos “regaloneen”. Lo que quiero lograr es que las mujeres sean las protagonistas del cambio, con responsabilidades en mis equipos y en un rol social estelar, entregándoles herramientas para que puedan desenvolverse en un mundo que sigue dejando día a día vestigios de discriminación con quienes queremos alzar la voz.

Andrea Camargo, presidenta “Fundación Mujeres”

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!