[Columna] “¿Qué es el TPP 11 y qué oportunidades trae para el Maule?, por Jorge Guzmán, Seremi de Gobierno del Maule

Para muchos maulinos puede no sonar este largo nombre que se refiere a uno de los tratados más importantes del mundo y, no tan solo eso, sino que el más grande de Asia Pacífico, porque incluye 11 países (Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, y Vietnam), representando así el 13% de la economía mundial.

A diferencia de los TLC que ya existe, el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TPP 11) representa nuevas oportunidades para tres mil productos, lo que se traduce en un mayor crecimiento y empleo en los sectores agrícola, forestal, pesquero, lácteos y carnes. Como también nuevos mercados para quienes son exportadores de servicios, especialmente las PYMES. Esto último es porque este tratado incluye un capítulo sobre pequeñas y medianas empresas, estándar que ha sido replicado en las negociaciones de nuestro país con Argentina y Brasil, cuyo objetivo es hacer más expedita la internacionalización de éstas en el Asia-Pacífico.

También, es el acuerdo más inclusivo que haya firmado Chile, ya que como señalé anteriormente, promueve la incorporación de las Pymes, pero también la de las mujeres, entregando un marco de seguridad y garantías sobre protección de derechos laborales y temas medioambientales.

Para contextualizar, les comento que luego de la salida de Estados Unidos, los 11 países restantes, firmaron un nuevo acuerdo – ceremonia que se hizo en Santiago en marzo del año pasado y fue encabezada por la ex Presidenta Michelle Bachelet y el Canciller Heraldo Muñoz -. De esta forma, el TPP 11 conserva todas las ventajas que tuvo originalmente, pero deja sin aplicación 20 disposiciones, en su mayoría de materia de Propiedad Intelectual, que habían sido promovidas por EE.UU. En el caso de que éste último volviese, estas normas no se aprobarán automáticamente, sino que deberán ser renegociadas y luego discutidas en el Congreso para su aprobación.

Ahora, en el caso de que no se apruebe el TPP 11 se estará renunciando a oportunidades y beneficios, porque la región que abarca el acuerdo, es decir Asía Pacífico, representa casi el 60% de nuestras exportaciones. Lo que durante este tiempo ha significado un tremendo avance en empleo, diversificando nuestra canasta exportadora y eso da cuenta de 1 millón 200 mil empleos, lo que se traduce en más de 8.000 empresas que exportan directamente a esa zona, sumándose a esto todo lo que generan las Pymes y las empresas que prestan servicios a los exportadores. También, se estaría abandonando el libre comercio como una herramienta de desarrollo que ha sido exitosa para Chile en estos últimos 30 años. Uno de los ejemplos de éxito que ha tenido el TPP 11, desde que entró en vigencia (30 diciembre de 2018) es que, en enero de este año, Canadá exportó tres veces más de carne que lo que hizo en enero de 2018; beneficio al que Chile hoy no accede y no puede aumentar sus exportaciones a este mercado que es tan relevante.

Ahora, pensando en nuestra región, en el 2018, el Maule exportó vinos al mundo por US$ 566 millones. La producción de vinos genera más de 11.000 puestos de trabajo y, con el TPP 11, los empresarios podrán aumentar sus envíos a países emergentes como Vietnam y Malasia. Además, como gran dato, los países miembros de este tratado representan 14% de los envíos a la región del Maule. Y, la región exportó 281 productos a los países TPP 11, por US$397 millones, a través de 321 empresas, de las cuales 97 son Pymes. Y, por otro lado, nuestros exportadores de miel a Japón, si contamos con el TPP 11 pagarán cero en un plazo de 8 años, hoy (sin el TPP11) deben pagar un arancel de 25,5%.

Finalmente, es necesario agradecer a los parlamentarios del Chile Vamos de la Región del Maule, y a los 77 diputados a lo largo del país, quienes fueron responsables con el país, los agricultores, las Pymes, y el desarrollo integral, inclusivo y sustentable que Chile necesita. Por otra parte, es llamativa la poca coherencia de algunos, que durante el gobierno anterior apoyaban enérgicamente este importante tratado internacional, y hoy, camaleónicamente cambian de posición, con el único objeto de obstruir el desarrollo de políticas públicas que trascienden los intereses partidarios o contingentes.

Es de esperar, que próximamente, el Senado, ratifique este tratado volviendo a comprometerse con Chile y la Región del Maule, para seguir en plena marcha al desarrollo.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!