¿Cómo elegir mochilas y útiles escolares seguros?

Tamaño, peso, composición, entre otros, juegan un factor clave y que se debe considerar al momento de decidir qué implementos escolares adquirir para que nuestros hijos usen durante todo el año, libres de accidentes o problemas de salud.

En plena época del regreso a clases, la compra informada de los implementos escolares que acompañarán a nuestros hijos por el resto del año se vuelve clave.

“Aunque inofensivos a simple vista, muchas veces las mochilas y útiles escolares pueden resultar dañinos para nuestros hijos si no se tienen en cuenta factores básicos como el tamaño, el peso, la composición, el material, entre otros”, indica el experto en prevención de riesgos de Mutual de Seguridad CChC, Néstor Morales.

Por lo mismo, recomienda tener ojo con las siguientes claves y consejos preventivos, a la hora de comprar estos elementos tan indispensables:

 ÚTILES ESCOLARES

*Antes de comprar cualquier útil escolar, los padres deben considerar que las etiquetas vengan en español y que tengan advertencias para un uso seguro. Un producto mal rotulado simplemente no es seguro. Un rotulo correcto debe indicar: componentes, materiales de fabricación e instrucciones de uso.

*También tenga presente que elementos como témperas, barras adhesivas, siliconas,  pegamentos, plasticinas, lápices de cera, entre otros, indiquen claramente la calidad de “No Tóxico”. Por ningún motivo estos deben contener sustancias dañinas para la salud, como tolueno o plomo, que pueden provocar graves consecuencias para la salud (desde la intoxicación hasta el origen de enfermedades mayores).

*Al mismo tiempo, hay que tener ojo con los envases y formas de los propios productos. Por ejemplo, útiles cortantes, como las tijeras, idealmente deben tener “punta roma” y sin filos muy expuestos. Al igual que lápices, reglas y otros, deben estar correctamente hechos, sin roturas, malformaciones, que puedan producir heridas.

*Adicionalmente a lo anterior, no permita que los niños manipulen sin supervisión elementos cortantes o punzantes, como cartoneros o agujas, u otras herramientas o instrumental de riesgo (de talleres, laboratorios, entre otros).

 

MOCHILA

*El dolor de espalda y las patologías a la columna vertebral son cada vez más frecuentes entre los escolares. Para evitarlas, se recomienda que los niños pequeños utilicen preferentemente un bolso “carrito”, en tanto que los más grandes, mochilas con dos tirantes, los que deben usarse en los dos hombros.

*De adquirir un bolso con un solo tirante, se recomienda usarlo de forma cruzada, aproximándolo al cuerpo. No obstante, siempre hay que tener presente que comprarles a nuestros hijos un bolso o una mochila que incentive el uso en uno de los dos hombros, puede generar dolores lumbares y dorsales, al obligarlos a inclinarse levemente hacia un lado.

*En cuanto a la estructura de la mochila a comprar, hay que tener ojo en que sea de un peso ligero, para que per se no sea una carga; con las hombreras anchas e idealmente acolchadas; con una parte trasera (aquella que da directamente con la espalda) también acolchada, y con compartimientos, lo que ayudará a distribuir el peso. Un cinturón a la altura de la cintura, también distribuye el peso, sobre todo si la mochila es grande

*Lo ideal, además, es enseñar la importancia de una buena postura a los niños, incentivando el caminar derecho cuando se tiene colgada a la espalda y hombros mochila o bolsos.

*Además, una vez que la mochila o bolso se vaya a utilizar, es aconsejable que los niños no transporten pesos grandes e inadecuados. Los escolares no debieran llevar más del 10% al 15% de su peso corporal dentro de las mochilas.

*Por lo tanto, si necesita llevar algo adicional de gran tamaño, lo ideal es apoyarse de bolsos de mano o con carrito, que distribuyan el peso en el cuerpo del niño. Si la necesidad de estos elementos adicionales es constante, lo mejor es -si se cuenta con el lugar indicado- dejarlos guardados en el colegio.

*Con todo, si con el tiempo observa que las mochilas o bolsos compradas a comienzo de año producen una mala postura constante en sus hijos o les generan incomodidad, molestias y dolores en la espalda, lo ideal es descontinuar su uso.

*Con respecto a los tan comunes lápices, la presentación debe ser adecuada de acuerdo a la edad, comprando lápices más gruesos y cortos para niños pequeños, dejando los más delgados y elaborados para los mayores.

*Sobre todo con los niños pequeños, hay que tener la precaución de no comprar materiales (como gomas de borrar, por ejemplo) que sean muy coloridas o con olor intenso, ya que esto puede inducir a que las muerdan.

*En el caso de la compra de pegamentos, estos deben venir en envases que permitan su cierre, prefiriendo siempre aquellos que sean lavables.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!