Con cinta italiana se inicia el Cine Arte UCM en Talca

“El Eclipse” de Michelangelo Antonioni será la primera cinta en exhibición.

TALCA.- El tradicional Ciclo de Cine Arte UCM se denominará en julio “Un Cine para Pensar”; y contempla la exhibición de tres interesantes cintas, es así que este martes 07 de julio a las 20:00 horas, se proyectará  en Talca “El Eclipse” de Michelangelo Antonioni.

La película, para mayores de 18 años y grabada en 1962, cuenta la historia de Vittoria, una mujer que tras una acalorada discusión, decide romper con su novio Riccardo. Mientras disfruta de su libertad en compañía de su madre, conoce a Piero, un joven y atractivo corredor de bolsa, un seductor arrogante, con el que mantiene un apasionado romance.

Las funciones serán de entrada liberada y se desarrollarán en el Teatro del Centro de Extensión UCM, ubicado en 3 Norte 650, entre 1 y 2 Poniente.

El Director

Michelangelo Antonioni fue un destacado cineasta italiano. Considerado, por la calidad de sus guiones y por otros textos, como un agudo escritor italiano de la segunda mitad del siglo XX.

Nació en una familia de industriales de Ferrara, que vivía holgadamente; de todos modos, su madre había sido obrera de joven y su padre provenía de una familia humilde, aunque luchando y estudiando habían logrado una buena posición social, de la que el hijo se benefició.

Antes de decidirse por el cine, Antonioni se apasionó por la música y el dibujo, por lo que cuando era joven estuvo vinculado a un grupo de creadores de Ferrara, que incluía a su amigo, el futuro novelista, Giorgio Bassani.

Empezó a escribir críticas en 1936 en el Corriere Paduano, actividad que proseguiría en la revista Cinema. Además de seguir diversos cursos de Letras, se licenció en economía por la Universidad de Bolonia; y posteriormente comenzó su camino en el séptimo arte como ayudante de Marcel Carné en la Guerra (como hizo antes Visconti), si bien este no le acogió bien; siempre admiró la técnica que aprendió con el cineasta clásico francés y su naturalismo negro.

En 1942 se instaló en Roma, donde cursó estudios en el Centro Sperimentale di Cinematografia de Cinecittà, durante tres meses. Y durante la ocupación alemana participó discretamente en la resistencia, con el Partido de Acción, donde conoció a algunos de los artistas con los que cooperó en los años siguientes; entre ellos, figuraban Roberto Rossellini  y Federico Fellini.

Tras la guerra, Antonioni escribió en Italia Libera, Film d’Oggi y Film Rivista. Desde 1943 hasta casi el final de su vida, 2004, llevó a cabo una amplia carrera cinematográfica, en la que el ‘neorrealismo’ inicial fue modelándose. Junto con ello, publicó sus guiones, retocados tras cada rodaje, que pueden leerse como piezas literarias.

Su primera obra fue el documental “Gente del Po”, rodado en (1943); debido a la guerra, se editó sólo en (1947), y una parte importante del material se perdió.

Su primer largometraje fue “Crónica de un amor” (1950). En sus años de director conoció a Mónica Vitti, que era para él, una de las actrices de más talento que había conocido, alguien “increíblemente móvil” y original en la interpretación, y con quien estuvo ligado sentimentalmente por ocho años, ella fue la protagonista de “El eclipse” (1962), cinta que fascinó a toda Europa y cruzó sus fronteras.

Pocos años después, en 1964, hizo su primer film en color “El desierto rojo”, para algunos, esto inició el declive de su prestigio, porque se trató de una cinta poco biográfica.

Antonioni fue muy estimado en Italia. Además, fue admirado en todo el mundo, y especialmente en Japón y en Francia.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!