Con emoción despidieron a hermanas marianistas en Talca

Tras 30 años de servicio misionero en nuestro país las hermanas Carmen Atucha y Adelia Villar dijeron adiós a Talca y a Chile, para retornar a su tierra natal, España.

TALCA.- Emoción era lo que se podía palpar en la tarde del jueves 1 de noviembre, en la celebración de despedida de estas religiosas de la congregación Marianista, insertas durante tres décadas en la parroquia Los Doce Apóstoles de Talca.

La actividad comenzó con una procesión que era sorpresa para ellas dos, la que inició en 21 Sur con Avenida Ignacio Carrera Pinto para arribar a la comunidad Apóstol Andrés donde se celebró la Eucaristía presidida por monseñor Galo Fernández, concelebrada por el párroco de Los Doce Apóstoles, padre Luis Alarcón, junto a sacerdotes Marianistas, diáconos y ministros enviados.

“Es preciosa esta oportunidad de agradecer en vida. Muchas veces en la partida final decimos cosas tan bonitas, pero nos recriminamos de por qué no se dijeron cuando estaban las personas vivas. Pero aquí las tenemos presentes a ambas, me imagino que para ambas debe ser hermoso y doloroso. Vuelven a su patria, pero el cariño que ustedes dieron y que recibieron debe ser grande”, comentó el obispo.

Al momento de la acción de gracias la Familia Marianista que ellas formaron la despidió con hermosas palabras; amigos, agentes pastorales y otros religiosos también se sumaron a estos testimonios. En la ocasión las dos religiosas también expresaron hermosas palabras.

La hermana Adelia Villar dio gracias a cada uno de los presentes: “Lo que hemos vivido es respuesta al amor que Dios nos tiene. El Señor ha sido muy fiel con nosotras. Hemos conocido el amor de Dios a través de ustedes, cada uno ha sido presencia de Dios para nosotros. Ahora la Familia Marianista tiene la responsabilidad de seguir esta vida, que es imitar a María en sus virtudes para que nos lleve a Jesús. Doy a gracias a esta parroquia Los Doce Apóstoles, en ella hemos encontrado gente muy generosa, fiel a Jesucristo y a su Iglesia”.

Asimismo, la hermana Carmen Atucha manifestó: “Quisiera dar gracias especialmente por la catequesis familiar. Todo el tiempo que hemos estado en Talca hemos estado apoyando este servicio. Gracias por tantos ACNs, Papás Guías que llegaban cansados del trabajo o la universidad, y ahí estaban en las reuniones formándose para luego entregar el mensaje tanto a los adultos como a los niños. Gracias por esa generosidad, por ese amor a Jesucristo, todo eso ha sido un factor evangelizador para nosotras. Con su testimonio nos ayudaron a recobrar fuerzas en momentos difíciles. Gracias por esta diócesis que nos acogió con cariño, por sus sacerdotes, religiosos y laicos”.

Esta celebración eucarística finalizó con la bendición a las hermanas Adelia y Carmen por parte de toda la comunidad presente. Luego, se efectuó un compartir en las dependencias de la comunidad Apóstol Andrés.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!