Con trabajo público-privado, más de 3 mil 500 vecinos del Maule y Bío Bío tendrán mayor acceso al agua

Programa Desafío Innovación Agua, de ARAUCO

CAUQUENES.-  Vecinos de Constitución, Cauquenes, Arauco, Nacimiento, Los Ángeles y Santa Juana han firmado convenios con la empresa forestal para implementar iniciativas que financian obras civiles, estudios y diseño para mejorar el acceso al agua. En 2017 se trabajará en 10 proyectos con alto impacto social.

Miles de personas de distintas localidades rurales de las regiones del Maule y Bío Bío, ya se están viendo beneficiadas con un mejor acceso al agua gracias al “Programa Desafío Innovación Agua”, implementado por la empresa ARAUCO, el que -cuando complete su ejecución-, terminará impactando positivamente a más de 3 mil 500 vecinos.

Tras un intenso trabajo realizado en conjunto con municipios, servicios públicos, empresas y residentes de zonas rurales, esta iniciativa ha contribuido a mejorar las condiciones de vida de las comunidades generando soluciones colaborativas de acceso a este vital elemento.

La escasez de lluvias y altas temperaturas han gatillado una drástica disminución de los caudales de los ríos y mayor sequedad de las napas subterráneas, impactando de lleno en la disponibilidad de agua para consumo humano. A fin de ayudar a los vecinos a paliar esta situación, ARAUCO puso en marcha este programa que incluye el financiamiento de distintas soluciones de infraestructura, obras civiles y estudios de factibilidad, partiendo de la premisa que son los propios vecinos quienes conocen sus necesidades y pueden dar luces de soluciones para paliar el déficit hídrico.

Desde su puesta en marcha a la fecha se han implementado 6 proyectos; otros 13 están en generación de convenios, desarrollo y/o sociabilización y factibilidad técnica. Y para 2017 hay en diseño otras 10 iniciativas.

“Este programa surgió de un contexto bien claro: la disminución de precipitaciones en el centro sur del país. Tras analizar esta situación, levantamos un diagnóstico de los vecinos de nuestro entorno y concluimos que hay unos 150 casos de vecinos que tienen escasez de agua. Así es como se crea este programa que tiene un activo trabajo con los mismos vecinos para que en el corto o mediano plazo puedan disponer de acceso a agua a través de la construcción de pozos, bombas, cañerías y todo el sistema que asegure ese vital elemento, incluso, con el financiamiento de estudios”, explica Francisco Oyarce, Líder de Innovación del Desafío Agua, de Arauco.

Sauzal, en la provincia de Cauquenes, es uno de los lugares donde se está materializando el aporte de ARAUCO y que se traduce en la habilitación de una malla de seis nuevas punteras para la captación del agua en el lecho del estero del mismo nombre, su potabilización en el mismo lugar, para luego mediante un sistema de impulsión, ser enviada hasta la copa de agua que está ubicada a una cuadra de la plaza para su distribución a los hogares y servicios públicos de esta localidad.

“Si se trabaja en alianza entre el mundo público y privado todos estamos contentos, porque así trabajamos en pos de sacar algo adelante”, sostiene Marcela Lobos, presidenta de la Cooperativa de Agua Potable Sector Sauzal.

La Cooperativa del sector tiene casi 50 años funcionando y durante el último periodo, habían evidenciado una situación crítica en cuanto a la cantidad y calidad del vital elemento.

Por lo mismo, esta solución colaborativa que impactará positivamente en los 600 habitantes de Sauzal es celebrada con mucha alegría en esta localidad.

Donde también están muy contentos y esperanzados es en Pellines, en Constitución. En este lugar, la gestión de la empresa ARAUCO está permitiendo llevar adelante un estudio de diseño para mejorar la captación del recurso hídrico para la localidad y los mil 500 arranques que tiene la Cooperativa de Agua del sector.

“Esto nos ha llegado a como un regalo que va a beneficiar realmente a todos los que estamos acá, a todas las familias”, señaló Germán Puchi, presidente de la Cooperativa de agua del sector Pellines.

Con el diseño de ingeniería terminado, la Cooperativa buscará recursos públicos para materializar la obra de adelanto.

En tanto, en la Región del Biobío, también hay experiencias exitosas. La vecina de Punta Lavapié, Lucrecia Ankán dejó de tener agua por efecto del terremoto de 2010. Con ayuda de la empresa se le habilitó un pozo y cañerías a fin de acceder a agua para consumo humano. “Ahora tenemos agua”, dice. Añade que tras este apoyo, en 2013 la comunidad Ilak Wapi Lafken se adjudicó recursos de la Cruz Roja Internacional para levantar un centro turístico, que hoy tiene cabañas y tinajas. “Con Arauco somos vecinos en este sector y gracias a su apoyo hemos podido desarrollar actividades como ésta que es un proyecto netamente orientado al turismo”, dice Danilo Cárdenas, Miembro de la comunidad y administrador del Complejo Turístico Panguilemu.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!