Congregación Salesiana ante profanación de Santuario María Auxiliadora “El mundo pide Paz, Chile pide Paz y Talca pida Paz”

Este ha sido el llamado que padre Pedro Pablo Cuello, director de la Presencia Salesiana en Talca, ha enviado a toda la Comunidad Talquina y Salesiana, para acabar con todo tipo de violencia, por lo sucedido este lunes 11 de noviembre, aproximadamente a las 22:00 horas, donde el Templo del Santuario María Auxiliadora, ubicado en 5 Oriente con 2 Sur, fue saqueado, provocando enormes daños al mobiliario e imágenes religiosas, además de la profanación del Sagrario.  

Padre Pedro y la Comunidad Religiosa, integrada por padre Eduard Rojas, padre Belarmino Sánchez, padre Juan Pablo Lyon y hermano Marcelo Rojas, lamentan profundamente lo sucedido, ya que es un lugar sagrado, y recientemente restaurado, después del terremoto 27/F, e invitan a la Comunidad a buscar la Paz y los caminos de entendimiento y diálogo entre los chilenos.

“Durante esta semana hemos sido testigos de muchas reacciones de frustración, hemos visto rostros con rabia que han ido explotando socialmente, y eso nos produce dolor.   No justificamos ningún hecho de violencia, pero estamos convencidos que el gran desafío de toda sociedad es lograr una buena integración en la cual tengan espacios dignos todas las personas, especialmente los adultos mayores y los niños”, manifestó padre Pedro.

Por último, dijo que se trata de integrar a las personas, con sus sentimientos, con su fe, con sus valores y limitaciones.  “Se trata de respetarnos y colaborarnos.  Todos queremos construir un nuevo Chile, un Chile verdaderamente justo y solidario, y seguiremos trabajando desde donde nos toque hacerlo como sacerdotes, y como Colegio Salesiano”, puntualizó.

A las 12:00 de este martes 12 de noviembre, se celebró la Misa por Paz, en el Templo de María Auxiliadora; celebración que presidió el obispo Galo Fernández, Administrador Apostólico de Talca, y donde se encomendó a Dios la vida y la dignidad de todas las personas, rechazando todo tipo de violencia.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!