Conjunto coral se presentó ante internos-estudiantes del penal de Molina

Una jornada diferente vivieron internos del recinto penitenciario, gracias a la alegría que les llevó el coro del Ministerio de Educación, provenientes desde Santiago.

MOLINA.- Hasta la Unidad Penal de Molina, llegó el actual coro del Ministerio de Educación (Mineduc) de Santiago, que es conformado por voces femeninas y masculinas, todos son o han sido funcionarios del Mineduc, que los une la pasión por el canto.

La actividad fue posible gracias a la invitación que le hiciera el director artístico coral del Colegio de Profesores de Molina, Pablo Oyarzún, quien a su vez se coordinó con el Departamento de Educación de la Municipalidad de Molina, con Gendarmería a través del equipo del área técnica de la unidad y la dirección de la escuela que funciona al interior del Penal.

De esta forma, los internos que estudian en la escuela “Sargento Primero Cristian Venegas Ojeda”, que dirige el profesor Iván González, además de disfrutar de una presentación artística de primer nivel recibieron textos que fueron donados por parte del coro del Mineduc para la Biblioteca de esta escuela.

En esta oportunidad, el talento del coro del Mineduc llegó hasta el centro penitenciario de Molina, recinto en el que actualmente cumplen condena unos 80 internos, quienes tuvieron una mañana diferente al ser sorprendidos con las interpretaciones de este grupo coral, que ya tiene 52 años de vida.

El Coro del Ministerio de Educación de Santiago, es dirigido desde hace 40 años por Eleazar Villena, profesor normalista y profesor de Estado en educación musical, quien además preside la Sociedad de Coros de Profesores de Chile.

Al respecto el director del conjunto coral, Eleazar Villena, señaló que “estuvimos en otra oportunidad en la cárcel de Coyhaique, y fue una experiencia muy bonita. Esta es la segunda vez que actuamos en una cárcel. Nos recibieron muy bien, ya que los internos fueron muy cariñosos. Esta gente necesita del arte que ensalza el espíritu, que genera unión, no hay fronteras con el canto”.

Bruno Araya, al igual que sus compañeros fue parte del público que disfruto de temas clásicos, folclor y los infaltables villancicos navideños “Fue súper bonito. Estoy agradecido, ya que a pesar de estar acá uno, tuvimos el privilegio de ver esto, ni en libertad había tenido esta oportunidad. Momentos así, acortan el día, se despeja la mente pensé en mis hijos, en especial la menor que cumplió 2 añitos y no pude estar con ella”.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!