Conozca los mitos y realidades del Cáncer de Mama

La detección temprana y oportuna, además de la prevención a través de hábitos saludables son claves para el buen manejo de esta enfermedad.

SANTIAGO.- Más de cuatro mil personas son diagnosticadas cada año con cáncer de mama en Chile. La tasa de mortalidad para nuestro país este año, es de 11 por cada 100.000 mujeres, mientras que la incidencia es de 40 nuevos casos por cada 100 mil mujeres, según cifras de Globocan, el observatorio de la International Agency for Research on Cancer.

Sin duda las cifras siguen siendo preocupantes, por lo que la detección temprana y oportuna de esta enfermedad es clave, según explicó la Dra. Claudia Gamargo, jefa del Departamento de Oncología de RedSalud.

“Es importante que las mujeres se realicen una mamografía a partir de los 40 años cada año, ya que detecta tumores antes de que estos sean palpables, permitiendo una curabilidad sobre el 96%. Esto debería ser complementado con una ecografía y un buen autoexamen mamario, aunque este último solo detecta tumores palpables”, advirtió.

Para la experta, también es fundamental adoptar algunas medidas de prevención como tener una vida saludable a través de una dieta balanceada, no fumar, limitar el consumo de alcohol y realizar actividad física de manera regular.

“Todas las mujeres son susceptibles de desarrollar un cáncer de mama, y sólo entre el 5% y el 10% de quienes lo padecen, tienen factores de riesgo identificables. Por eso es tan importante realizarse anualmente una mamografía. Mientras antes sea diagnosticado, mayor es la probabilidad de sanación”, aseguró Gamargo.

A continuación, la experta de RedSalud nos ayuda a conocer algunos mitos y realidades acerca de esta enfermedad:

1.- Mito: La mamografía transmite mucha radiación.

Realidad: La radiación que se usa en una mamografía es mínima y los beneficios en el diagnóstico temprano son importantes.

2.- Mito: Solo las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama tienen riesgo de padecerlo.

Realidad: Entre el 5 % y el 10% de los cánceres de mama son hereditarios. El 85% es esporádico, lo que significa que cualquier mujer está en riesgo. Si existe antecedente familiar de cáncer de mama en primer grado (madre, hermanas o hijas) y el cáncer se presentó antes de la menopausia, la probabilidad de tener esta enfermedad aumenta al doble.

3.- Mito: Aunque el cáncer de mama se diagnostique en una etapa temprana es una sentencia de muerte.

Realidad: Si se diagnostica la enfermedad a través de los distintos métodos en forma temprana, la sobrevida es muy alta.

4.- Mito: El cáncer de mama no es doloroso.

Realidad: El hecho de que un tumor no produzca dolor, solo significa que no ha estimulado algún nervio. La presencia o ausencia de dolor no determina el origen de un tumor y mucho menos la probabilidad de que sea benigno o maligno.

5.- Mito: El cáncer de mama siempre se presenta como un tumor palpable.

Realidad: Muchas mujeres buscan ayuda cuando detectan la presencia de un bulto en el seno, sin embargo, esta no es la única manera de diagnosticar este problema. La mamografía y como complemento la ecografía, tienen como objetivo detectar tempranamente la presencia de cáncer, es decir, antes de que se forme una protuberancia.

6.- Mito: El riesgo de tener cáncer de mama disminuye con la edad.

Realidad: La gran mayoría de los casos de cáncer de mama se presentan en mujeres de entre 40 y 60 años de edad. Si bien hoy se diagnostican mujeres más jóvenes, incluso menores de 30 años, eso no quiere decir que una vez cumplidos los 60 años, es improbable tener cáncer de mama.

7.- Mito: Las mujeres con senos grandes tienen más riesgo de tener cáncer de mama.

Realidad: Muchas mujeres con mamas pequeñas creen estar protegidas contra la enfermedad, lo cual es falso. El tamaño de la glándula no guarda ninguna relación con el riesgo de cáncer.

8.- Mito: Usar un sostén con varillas incrementa la posibilidad de tener cáncer de mama.

Realidad: Se piensa que las varillas metálicas del sostén impiden o dificultan el retorno linfático de la glándula mamaria, ocasionando que ciertas toxinas se acumulen, lo cual derivaría en un cáncer de mama. Sin embargo, no existe ningún fundamento científico de que el tipo de ropa interior y lo apretado de ésta sea, tenga relación con el desarrollo de cáncer de mama.

9.- Mito: Los implantes mamarios aumentan la probabilidad de cáncer de mama.

Realidad: Hasta el momento no se ha encontrado un aumento en el riesgo, independientemente del material con el que se fabriquen las prótesis o si estas se rompieran en el interior. La mujer que desarrollará un cáncer de mama, lo hará independientemente de si tiene prótesis mamarias o no.

10.- Mito: El uso de anticonceptivos hormonales causa cáncer de mama.

Realidad: Los estudios más recientes demuestran que el riesgo de padecer esta enfermedad no se ve afectado por el uso de estos medicamentos, incluso en pacientes que los han tomado por más de diez años. Otros métodos como el condón, el diafragma, el dispositivo intrauterino, espumas y geles espermicidas tampoco están vinculados con el desarrollo de cáncer de mama.

11.- Mito: Si me sale negativa la mamografía, no debo de preocuparme.

Realidad: La mamografía puede presentar un porcentaje de falsos negativos, lo cual no significa que no sirva para el diagnóstico. Por eso se recomienda complementar su uso con estudios de imagen y consulta con el oncólogo.

12.- Mito: El cáncer de mama solo le da a las mujeres.

Realidad: Los hombres también tienen glándulas mamarias y pueden tener cáncer de mama. La palpación en la región mamaria de ellos es mucho más fácil que en la mujer, dado el escaso tejido que tienen.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!