Consejos para protegerse de gripes y resfríos cuando comienza el cambio de temperatura

0

 

Para la Organización Mundial de la Salud, «la gripe es una infección vírica que afecta principalmente a la nariz, la garganta, los bronquios y, ocasionalmente, los pulmones. La infección dura generalmente una semana y se caracteriza por la aparición súbita de fiebre alta, dolores musculares, cefalea y malestar general importante, tos seca, dolor de garganta y rinitis”.

Finalmente llega el frio otoñal lo cual es sinónimo de una mayor incidencia de virus respiratorios causantes de resfríos y gripes que la mayoría de la población sufre a causa de los constantes cambios de temperatura.

Estos accidentes climáticos lo que hacen es afectar a nuestro organismo en momentos en los que las defensas son más vulnerables a causa de los cambios, lo que sin un cuidado adecuado pueden derivar en faringitis, laringitis, bronquitis y otras enfermedades más. En estos momentos es donde debemos poner más interés y controlar todas las variables para que el frío y los resfriados no nos pillen desprevenidos en otoño.

El director del Departamento de Calidad de Vida de la Mutual de Seguridad CChC, doctor Christian Vuskovic, recomienda seguir las siguientes claves:

VACUNARSE:

*    Vacunarse contra la influenza es una buena medida de prevención, bastante eficaz para evitar las complicaciones. Sobre todo si se trata de los grupos de mayor riesgos, como niños y ancianos. Si tienes hijos entre 6 meses a 2 años vacúnalos contra la influenza.  Además, se deben vacunar todos los adultos mayores de edad, personas con enfermedades crónicas y aquellos que así lo desean.

*    El 25 de marzo el Ministerio de Salud comenzó a ejecutar el programa de vacunación 2015 contra la influenza, la cual se puede adquirir en centros de salud en convenio, públicos y privados.

ABRIGARSE:

 *     Los enfriamientos favorecen las infecciones virales y la aparición de síntomas relacionados, por lo que lo ideal es tomar resguardos a la hora de vestirnos si vamos a exponernos al frío. Las zonas de mayor pérdida de calor son la cabeza, el cuello, el tronco y las plantas de los pies. Intente mantenerlas abrigadas.

*     Es ideal usar varias capas de ropa para ir retirándolas durante el día, para así evitar la transpiración.

*     Además, en días de lluvia, preocúpese de que su ropa permanezca seca. Especialmente las capas en contacto con la piel. Si se humedecen o se mojan,  cámbiese lo antes posible. Así evitará perder calor y  enfriarse.

LIMPIEZA Y VENTILACIÓN:

 *     Una de las vías por la cual se disemina el resfrío es el aire. Por lo tanto, en esta época es muy importante mantener limpios los ambientes, existan o no personas enfermas cerca. Lo ideal es ventilar los espacios, dejando entrar luz solar y rociando con aerosol desinfectante cuando se pueda.

*     Además, según estimaciones, un 80% de los gérmenes de la gripe están instalados en el hogar, por lo que se recomienda un programa de higiene personal que incluya desinfectar (idealmente con cloro) diversas áreas y artefactos comunes en la casa, como picaportes, controles remotos, puertas de refrigeradores, baños, entre otros.

CONTACTO DIRECTO:

*    No obstante, otras de las vías más comunes de transmisión de resfríos y gripes es el contacto directo, como saludar con la mano a alguien que se ha sonado previamente la nariz o que ha tosido. Por lo mismo, evite el contacto cercano con personas con tos y secreciones nasales.

*    En la misma línea, al toser cúbrase con las mangas o puños y no con las manos.

 LAVADO DE MANOS: En relación con lo anterior, si tuvo contacto con alguien resfriado, o usted mismo lo está, lo ideal es lavarse las manos cuando pueda y portar siempre alcohol gel.

 SOBRE LAS TOALLAS Y PAÑUELOS, IDEAL DESECHABLES: No comparta efectos de uso personal, como toallas, pañuelos u otros objetos que puedan facilitar el contagio. Además, si usted está enfermo, prefiera elementos de higiene desechables.

 ALIMENTACIÓN, ALIMENTOS CALÓRICOS Y CON VITAMINA C:

*     Consumir probióticos es una buena forma de cuidarnos y prevenir los contagios, ya que aumentan nuestras defensas generando que nuestro organismo sea más fuerte frente a los virus.

*     Lo recomendable, también, es fortalecer nuestras defensas con dosis altas de vitaminas, particularmente Vitamina C, ingiriendo frutas que la contengan, jugos naturales, o bien, suplementos.

*     Conocido por todos es que la miel -o sus derivados, como la jalea real- puede ayudarnos a proteger, y aliviar dolores de garganta en fase inicial y la irritación.

 OJO CON EL CIGARRO Y EL ALCOHOL:

 *    Si se encuentra enfermo, lo recomendable es evitar el cigarro o, por lo menos, reducir su consumo, ya que este hecho puede agravar los síntomas.

*     El tabaquismo y el consumo de alcohol en exceso durante una enfermedad respiratoria -en combinación con el frío- reduce los mecanismos naturales de defensa de las vías respiratorias.

 EVITAR AUTOMEDICARSE E IR AL MÉDICO:

*     En casos de presentar síntomas más avanzados -como fiebre alta, escalofríos, obstrucción o secreción faríngea-, es conveniente consultar a su médico, pues podría requerir antibióticos. A no ser que sólo necesite antigripales, no se auto medique.