CRATE cumplió 39 años de servicio a la Región del Maule

Su fundación fue el 4 de octubre de 1976.

TALCA.- Con diversas actividades, que comenzaron con una Eucaristía presidida por el Obispo de Talca, Monseñor Horacio Valenzuela Abarca, y que concluyeron con un evento de camaradería, la Fundación CRATE celebró sus 39 años de vida como entidad diocesana cuya misión es propender al desarrollo social, económico y cultural de manera solidaria y autosustentable de las familias pobres  y marginadas de la séptima región  para que crezcan en dignidad como hijos de Dios.

El Director de la entidad, Jorge Brito, señaló que “el CRATE, en este tiempo, ha sido la mano del buen samaritano de la Iglesia para responder a las realidades de las personas más necesitadas en las diversas etapas de la historia de la vida diocesana en estos 39 años. Es la mano solidaria, amigable, sanadora, acogedora, que muestra el compromiso real de la Iglesia y de su pensamiento social con los más necesitados. Ha sabido leer, interpretar, los signos de los tiempos para dar respuestas sanadoras y solidarias”.

Respecto de esto último, destacó que es el gran desafío permanente al que como institución deben estar atentos, esto es, a interpretar cuáles son las nuevas realidades para convertirlas en propuestas de desarrollo que ayuden al mejoramiento de las condiciones de vida de las personas, especialmente de las más necesitadas.

“Hemos tratado de llevar a la práctica -prosiguió- lo que implica la parábola del buen samaritano solamente viendo la necesidad de la persona, sin importar su credo, su ideología o sus pensamientos. Sólo viendo su dolor para ayudarla a ponerse de pie. Éste es un compromiso permanente”.

La Fundación Crate (Centro Regional de Asistencia Técnica y Empresarial ) surgió el 4 de octubre de 1976, producto de la preocupación del obispo de Talca en ese entonces, monseñor Carlos González Cruchaga, quién veía cómo el proceso de Reforma Agraria en nuestro país generaba tremendas injusticias sociales en el mundo rural, que afectaba a los más pobres campesinos, quienes asumían la posesión de la tierras pero no contaban con los medios para hacerlas rentables y productivas.

Con presencia de oficinas en las comunas de Curicó, Molina, Talca, San Javier y Linares, y gracias a la colaboración con diversas entidades privadas, públicas y de Iglesia, actualmente cuenta con programas y proyectos en las áreas de Desarrollo Sustentable, mediante una serie de iniciativas orientadas principalmente al mundo rural; de Infancia y Familia, en los ámbitos de fortalecimiento, prevención, intervención, diagnóstico, protección y reparación; y de Desarrollo y Gestión Habitacional, a través de entidades patrocinantes (que hasta hace poco se conocían como Entidades de Gestión Inmobiliaria y Social, EGIS) y una constructora, mediante la cual se han entregado viviendas, por ejemplo, a damnificados por diversos desastres naturales desde el terremoto de 1985, de diversas partes del país.

Asimismo, también en las áreas de Educación, fundamentalmente en el ámbito técnico profesional secundario y superior, así como también de salas cunas; y de Emprendimiento y Gestión, promoviendo el fortalecimiento de las micro,  pequeñas  y medianas empresas y del capital humano mediante el desarrollo de procesos de capacitación  y/o asesoría técnica  de calidad, potenciando las capacidades de gestión de las personas y empresas.

 

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!