Cuidados para un nacimiento saludable

La posibilidad de que la gestación llegue a buen término aumenta en la medida que se adopten una serie de cuidados, que también permitirán a la madre vivir y aprender de esta experiencia.

TALCA.- Que tiene que comer por dos, que si ignora los antojos tendrá consecuencias para la guagua, que hay algunos alimentos que es mejor limitar… estos son solo algunas de las innumerables recomendaciones emanadas del “saber popular” que suelen recibir las mujeres durante el embarazo, etapa en el que hay consenso respecto de que los cuidados que ella adopte serán la mejor ayuda para que la vida en camino se desarrolle sin problemas.

“El embarazo es una experiencia que trae consigo muchos cambios, tanto físicos como emocionales, que las impulsan a tomar decisiones para mejorar su calidad de vida y extremar cuidados para proteger su salud y la del hijo o hija”, planteó la jefa (s) del servicio de Maternidad del Hospital de Curicó, Ximena Valenzuela.

Agregó que más allá de los consejos que familiares o amigos puedan entregar a las futuras madres, cuyoefecto puede variar dependiendo de la condición de cada mujer, hay acciones como la búsqueda de atención médica especializada que son fundamentales y prioritarias.

“En estos cuidados uno muy importante es el inicio temprano del control de embarazo por profesionales capacitados e idóneos, que dan confianza. Nos referimos a la matrona, el matrón y el médico obstetra”, agregó la directora de la recién creada carrera de Obstetricia y Puericultura de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Talca, Mercedes Arenas.

Añadió que el control oportuno, “permitirá conocer el estado de salud, tanto de la madre como de su hijo/a, aprender a prepararse para recibirlo y detectar a tiempo factores de riesgo o patologías, para su tratamiento oportuno”.

Entre los factores de riesgo que las profesionales mencionaron se encuentran el consumo de tabaco, alcohol o drogas, substancias que pueden provocar en el neonato problemas de salud severos como: nacimiento prematuro, bajo peso al nacer, síndrome de muerte súbita, patologías respiratorias, daños a órganos vitales, malformaciones, retraso en el desarrollo psicomotriz, mientras que, a largo plazo, pueden registrar problemas de aprendizaje, neurológicos, y de relaciones interpersonales.

A partir del diagnóstico que realicen los profesionales, Ximena Valenzuela enfatizó en que, tanto para la madre como para la guagua, uno de los sustentos clave es la alimentación saludable. “Consumir leche, preferir frutas y verduras para mantener un peso adecuado y disminuir el riesgo de patologías como la hipertensión o la diabetes gestacional. Y también es importante en la preparación para una lactancia exitosa”, comentó.

Valenzuela aclaró que no se trata de comer “doble”, sino que mantener una dieta equilibrada, en particular considerando que así como durante el embarazo algunas mujeres experimentan un aumento del apetito, en otras disminuye.

“Lo importante es que se coma de manera saludable y variada”, acotó Mercedes Arenas. La directora de la Escuela de Obstetricia y Puericultura de la UTALCA, añadió que tan importante como los cuidados físicos, son también aquellos relacionados con la salud mental de la gestante.​

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!