Día del Niño: ¿Cómo elegir juguetes seguros?

Los juguetes cumplen un rol clave en el desarrollo de los niños, pero además de ser divertidos también deben ser seguros. Poner ojo con su composición, certificación y, sobre todo, que sean adecuados para la edad del niño, son algunas de las recomendaciones.

TALCA.- Este domingo se celebra el Día del Niño y, como es tradición, muchos padres regalarán juguetes a sus hijos más pequeños. Pero pese a que los juguetes tienen que ser divertidos y, sin dudas, cumplen un rol relevante en el desarrollo de los niños, también deben ser seguros y adecuados para el uso que ellos le darán, según  sus respectivas edades.

Por lo mismo, el experto en Prevención de Riesgos de Mutual de Seguridad CChC, Rolando Galleguillos, entrega las siguientes recomendaciones a la hora de elegirlos:

*Ante todo, siempre lea las etiquetas para asegurarse que el juguete es adecuado para la edad del niño. Aunque su hijo pueda parecerle muy avanzado para su edad y que, por ello, está capacitado para manipular juguetes para niños mayores, esto no es así, ya que los niveles de edad de los juguetes se especifican según los factores de seguridad y no la madurez de los pequeños.

*Es recomendable que los juguetes para bebés y niños en edad preescolar sean grandes -idealmente de más de 4 cm. de diámetro o 6 cm. de largo-, para que no se los puedan tragar y quedar atascados en su garganta.

*Asimismo, si va a regalar rodados, siempre lea las recomendaciones de uso del fabricante y asegúrese que el juguete venga con cinturones de seguridad y que su estructura no permita que se voltee.

*Por otro lado, si va a regalar bicicletas, scooteres o patines a niños más grandes y en edad escolar, asegúrese también de obsequiar el respectivo casco y, de ser necesario, el resto del equipo de seguridad (muñequeras, rodilleras, entre otros).

*Si compra juguetes que funcionen con pilas o baterías, fíjese en que el espacio para ellas se cierre con tornillos, para que los niños no puedan abrirlo, ya que los líquidos que éstas contienen podrían resultar peligrosos.

*Siempre verifique la seguridad del juguete antes de comprarlo, es decir, que sea lo suficientemente resistente ante caídas o mordidas, y que no resulte dañino ante el contacto directo. Para lo anterior, es aconsejable que se cerciore que el juguete no tenga  bordes filosos o piezas pequeñas que podrían desprenderse, puntas pequeñas que puedan introducirse a la boca o a los ojos, o cintas y cordones fácilmente desprendibles.

*Asegúrese que los juguetes de tela cuenten con una etiqueta que indique que son resistentes al fuego o que, al menos, retardan la inflamación.

*Los juguetes de peluche que se compran o que se pueden extraer en máquinas expendedoras, no están obligados a pasar pruebas de seguridad, por lo que idealmente debiera revisarse si estos tienen piezas sueltas antes de entregárselo al niño.

*También es aconsejable chequear en el envoltorio de los juguetes que su pintura no contenga plomo.

*Si regala artículos como lápices de cera o pinturas -o bien, juguetes que los contengan-, asegúrese de revisar en el envase que no contengan elementos tóxicos.

*Si va a regalar juguetes reciclados -que sean de otros familiares, o bien, si los compra usados- fíjese que se encuentren en un correcto estado ya que, si no es así, podrían romperse con mucha más facilidad produciendo lesiones a su hijo.

*Al mismo tiempo, ponga ojo con que los juguetes no sean demasiado ruidosos, si es que tienen sonido, sobre todo con niños muy pequeños o bebés. El ruido de algunos sonajeros o teclados pueden resultar tan elevado como el de una bocina de vehículo, al estar en constante cercanía a los oídos del niño, y pueden terminar dañando la audición. Por lo mismo, siempre pruébelos antes de comprarlos.

*Fíjese que todos los productos eléctricos que compre –como órganos, guitarras, consolas de videojuegos, entre otros- estén debidamente certificados por el CESMEC. Para esto, prefiera adquirirlos en el comercio formal.

*Por ningún motivo regale armas de aire comprimido o rifles a postones a niños menores de 18 años, ya que un mal uso podría generar accidentes.

*Finalmente, como padre es recomendable revisar los juguetes regularmente para asegurarse de que no estén rotos y que su uso no dañará a sus hijos.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!