Día Internacional del Síndrome de Down: Columna de opinión

Por Carolina Palacios Berríos, académica de la Escuela de Enfermería de la U. Católica del Maule, Sede Curicó.

Cuando miramos nuestra sociedad vemos, con pesar, que aún existe una gran brecha en materia de inclusión de niños y personas con Síndrome de Down. Lenta y progresivamente nos hemos ido adecuando a las necesidades a las que se ven enfrentadas las personas con capacidades diferentes. Por ejemplo, recién hace un año se legisló en la temática, considerando la profunda desigualdad en el acceso a diversos derechos, en especial, el derecho a educación y acceso de trabajo y su protección.

Como un aporte a este proceso de integración y también respondiendo a la misión de la UCM, -gracias a la iniciativa de la profesora Yessica Benavides- se dio inicio a un proyecto, en conjunto con  nuestros estudiantes, en donde de la mano de la Escuela Especial D-8, una de las más reconocidas de la comuna de Curicó, entregamos a padres y niños con capacidades diferentes, entre ellos niños con Síndrome de Down, algunas competencias fundamentales en área salud, enfocadas principalmente en primeros auxilios.

La experiencia fue indescriptible: el entusiasmo y participación de los niños nos dejó muy contentos y asombrados. La posibilidad de que pudieran trabajar con fantomas (muñecos de simulación), el respetar sus tiempos de aprendizaje y el ver la devolución de lo aprendido nos demuestra que sí pueden realizar muchas labores que sean de  responsabilidad delegada y que les permitan el día de mañana un trabajo estable.

Por eso, también hago un llamado a los padres, sé -por mi propia experiencia- que a nuestros hijos queremos protegerlos de todo, que sean “intocables”, pero debemos darles la oportunidad de desarrollarse en un ambiente ajeno a su hogar, enviarlos al colegio, aunque las condiciones climáticas no sean favorables o  no lo deseen o porque estamos cansados. Por su desarrollo personal, lo necesitan; por lograr cambios en nuestra sociedad, lo necesitan; porque tengan voz y voto, lo necesitan.

Como U. Católica del Maule es nuestra misión y compromiso, seguir realizando acciones que sean un aporte para tener una sociedad más inclusiva, solidaria y con espíritu de servicio.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!