El dinero público malgastado en América Latina bastaría para acabar con la pobreza extrema

Un informe del Banco Interamericano de Desarrollo aseguró que anualmente se pierden 220 mil millones de dólares por mala gestión.

SANTIAGO.- Cada año, los gobiernos de América Latina y el Caribe generan pérdidas por 220 mil millones de dólares debido a gestiones ineficientes, el equivalente al 4,4 % del PIB, de acuerdo con un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Esa cifra, bien invertida, sería suficiente para acabar con la pobreza extrema en la región”, asegura Alejandro Izquierdo, economista jefe del organismo, las que fueron reproducidas por ADNRadio.

La institución acaba de publicar un estudio de más de 400 páginas en el que analiza los presupuestos de los países de la región y sus potencialidades de mejora. Su principal conclusión: en tiempos de estrecheces presupuestarias, en los que el margen fiscal es estrecho, se debe hacer más con menos.

“La mayoría de los países de América Latina y el Caribe hace poco han pasado o están a punto de pasar a la categoría de ingresos medios. En consecuencia, sus ciudadanos están exigiendo más y mejores servicios por parte de sus gobiernos”, dice Luis Alberto Moreno, presidente del organismo financiero con sede en Washington y ex ministro de Desarrollo Económico de Colombia.

El Banco Interamericano de Desarrollo identifica tres grandes fuentes de ineficiencia presentes, en mayor o menor grado, en todos los países de Latinoamérica y el Caribe: compras públicas, transferencias monetarias a los ciudadanos y que los sueldos de los funcionarios representan un porcentaje mayor del presupuesto público total en América Latina y el Caribe (29%) que en la media de la OCDE (poco más del 24%).

“Es un asunto muy difícil de resolver”, anticipa el economista jefe del BID, Alejandro Izquierdo, en referencia a este último punto, uno de los más sensibles. “Pero si se comparan los salarios en el empleo público con los del privado, con el mismo nivel de capacidad, encontramos diferencias del 25%”.

“Los latinoamericanos podrían tener acceso a más y mejor educación, servicios de salud, seguridad e infraestructura si sus gobiernos utilizaran los recursos existentes como lo hacen los mejores países del mundo. Esto significa reducir la criminalidad, obtener mejores resultados PISA, aumentar la esperanza de vida, y proporcionar más servicios de infraestructura”, dice Luis Alberto Moreno.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!