El Jappening con Ja y sus 40 años de eterno humor

Ayer 16 de abril se cumplieron cuatro décadas desde que el grupo compuesto por Jorge Pedreros, Eduardo Ravani, Fernando Alarcón, Maitén Montenegro y Gloria Benavides se propusieron “sonreírle al mundo”, a pesar de que actualmente son un grato recuerdo en medio de tiempos difíciles para el país

TALCA.- Como si hubiese sido ayer, un 16 de abril pero de 1978, debutó en nuestras pantallas un programa de humor blanco, simple e, inclusive, hasta inocente -si se ven con ojos de hoy-, conformado por Jorge Pedreros, Eduardo Ravani y Fernando Alarcón -conocido en sus inicios como el trío “Los Paparazzi”- más una bella actriz como Maitén Montenegro y una gran cantante como Gloria Benavides: el recordado “Jappening con Ja”.

Ayer mismo, por medio de su perfil en Facebook, Eduardo Ravani recordó este hecho con un simple, pero no menos emotivo, “Hoy hace 40 años nació el Jappening. Feliz cumpleaños”. Más abajo alguien agrega acertadamente la letra del tango que dice “que 40 años no es nada…”. Pero vaya sí que lo son, sobre todo cuando a ese programa mucho de los actuales actores cómicos lo consideran casi su “universidad”, como es el caso de Claudio Reyes, Paola Troncoso, Renata Bravo, Daniel Muñoz, Natalia Cuevas, entre otros tantos actores nacionales.

El programa derivó de otro histórico programa de TVN que emitía por esos años, el “Dingolondango”, programa que conducía Enrique Maluenda. En ese entonces, el espacio salió al aire el 16 de abril de 1978, una semana después de presentar el piloto a los ejecutivos de TVN, que aprobaron de inmediato la idea. A base de humor blanco, el programa comenzó a tener elevadas audiencias, lo que obligó al elenco a someterse a un estricto plan de capacitación profesional que consistía en clases de canto y baile, como apoyo para las grabaciones de sketchs y parodias musicales.

El público -que cada domingo disfrutaba de su compañía y buen humor- comenzó a mostrar un fuerte lazo afectivo hacia elenco y programa, lo que derivó en un auténtico fenómeno cultural entre la sociedad chilena: hasta el día de hoy se citan frases acuñadas en el Jappening, y sus personajes figuran en el inconsciente colectivo, como “Espinita”, “Guatón copión”, “chupamedias” o “el minuto de confianza”.

En esta primera etapa nació “La oficina”, emblemático sketch cuyos personajes se convirtieron en arquetipos de cualquier lugar de trabajo: la tímida y obediente secretaria “Gertrudis” (a cargo de Benavides); la coqueta secretaria del jefe, “Valkiria” (Montenegro); el vividor empleado “Ricardo Canitrot” (Alarcón); el “chupamedias” empleado (que pretende ganarse el favor del jefe a toda costa) “Evaristo Espina” (Pedreros); el jefe el “Señor Zañartu” (Eduardo Ravani) y ocasionalmente el jefe principal el “Señor Mandiola” (Guillermo Bruce).

También nacieron segmentos como “La Mansa Woman” (parodia de “Wonder Woman”, la “Mujer Maravilla”), “Pepito TV”, “El guaripola” y “Domingos dominicales”, entre otros. Esto les permitió llegar a actuar en el Festival de Viña del Mar en 1981. Pero paradójicamente, ese mismo año el canal los despidió por “baja sintonía”.

Luego de un breve paso por Teleonce -actual Chilevisión- en 1982, TVN los recontrata en 1983, sumándose a sus filas Andrés Rillón, Gladys del Río, Jorge Porcel, Patricio Torres, Marilú Cuevas, Oscar Olavarría, entre otros, donde desarrollaron sus versiones de telenovelas como “Blanca María”, parodias al Zoom Deportivo -“Poom Deportivo”-, y sacando pegajosas canciones al aire como “El Africano”, además de otros sketchs cómicos como el recordado “Indio Bolsero”.

Incluso, producto de la canción “El Africano” durante el año 1985, el programa marca un récord con la sección “El Negro Papalapapiricoipi”, registrando 85 puntos de rating con el antiguo sistema de cuadernillos para medir el nivel de audiencia.

Luego de desencuentros varios entre Ravani y Pedreros, lo que obligó a retirarse del programa a esta última persona, el programa tuvo una baja de sintonía, el que culminó en 1990 cuando el nuevo Director General de TVN, Jorge Navarrete, decide no continuar con el “Jappening” considerándolo que distrajo a los chilenos en la dictadura.

Luego de un receso de dos años llegan a Megavisión, lugar donde estarán hasta en sus últimos programas. en donde participaron Daniel Vilches, Esperanza Silva, Daniel Muñoz, Claudio Reyes, Natalia Cuevas, Ernesto Belloni, Gabriel Maturana, entre otros. Al igual que en la década de 1980, el Jappening funcionó sobre la base de parodias la TV como Mea Culpa bautizado como “Pichi Culpa”, o Sábado Gigante donde se llamaba “Sávado Jigante Internacional” (sic). Dentro de esta época también nació “La pobla” dando origen a personajes como “El huaso Clemente” interpretado por Claudio Reyes.

La llegada del “people meter” golpeó fuertemente al programa, debido a que los ratings demostraron que el público buscaba un humor más popular, lo que contradecía al anterior sistema de cuadernillos. Por lo tanto, el humor picaresco y de doble sentido tomó cada vez mayor prominencia.

Esto provocó numerosas peleas dentro del grupo, formándose dos facciones lideradas respectivamente por Pedreros, quien apostaba por el humor blanco y tradicional sin regirse por lo que los estudios de mercado pedían, mientras que Ravani prefería un humor más para adultos. Nuevamente Ravani y Pedreros rompieron relaciones a finales de 1999, lo que provocó la renuncia de gran parte del elenco.

En 2000 muere Óscar Olavarría producto de un accidente automovilístico. Poco antes, Jorge Pedreros había sido internado debido a un grave problema de salud. Aquel año el programa, se torna más revisteril, siendo sostenido principalmente por los populares personajes “Charly Badulaque” y “Che Copete”, interpretados respectivamente por Claudio Reyes y Ernesto Belloni, quienes han sido citados en retrospectiva como detonantes del quiebre y posterior decadencia del programa.

En 2002, Pedreros y Ravani se reconciliaron para celebrar los 25 años del programa. Finalmente, el Jappening con Ja concluye en el 2004 cediendo su lugar a un nuevo programa: El Show del Che Copete, personaje emblemático interpretado por Ernesto Belloni, debido al bajo rating y al mismo problema sobre el estilo de humor que se debía hacer. Ganó importancia el estilo revisteril de “Che Copete” sobre el humor clásico que predominó en sus comienzos.

Pero, por sobre todas las cosas, ellos nos enseñaron que hay que “sonreírle al mundo”, como dice la canción “Ríe” de Jorge Pedreros, haciendo que su humor traspase las barreras del tiempo y la vida.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!