“El Último Ramal”, Reviviendo Tradiciones

Talca.- El sábado 24 de Mayo “El Último Ramal”, volvió  a recorrer los traiciónales lugares de la séptima región.

La “inolvidable experiencia”, como fue descrita por una de sus visitantes al término de la jornada, comenzó a las 12:00 horas en punto, con turistas de Valparaíso, la Serena, Santiago e incluso extranjeros de Australia, entre otros.
Apenas inició este viaje, comenzó también la historia, dirigida por las palabras de Juan Carlos García guía turístico del Ramal, quien, a medida que nos interiorizábamos en zona campesina e histórica de la región, nos hacia revivir los mejores momentos del ramal.
La primera parada, Corinto; recibidos con el baile típico de nuestro país  “La Cueca”, empanadas, pan amasado con chancho en piedra, asado, entre otras, lugar donde, fuera de ser recibidos con gran alegría por los lugareños,  ya se hacía sentir esa calidez del criollo chileno al acoger a su hermano en su tierra.

corinto1 corinto2

Tras las degustaciones, su buen zapateo y su chancho en piedra, continuó el viaje hasta la próxima estación. Curtiduría, donde la mística chilena crecía en todos los turistas del Ramal, ya que en dicho lugar no hay acceso a la tecnología, como si estuviese planeado se va la señal telefónica, aislándonos del resto del mundo, instancia perfecta para conocer las historias del lugar, recorrer, compartir, emborracharse de nuestra historia.
Estando ya en Curtiduría, la señora Rosa nos recibía con una cueca, y los lugareños con empanadas, artesanías, miel del sector, vino etc. Instancia en que la DJ fue la señora Rosa, quien al son de su voz y guitarra, hizo zapatear a los turistas del Ramal.

cur1 cur2

Hasta aquí parece una vida vivida con cada uno de los que van en el tren, y no es precisamente por un viaje incomodo o aburrido, sino, por el contrario, entre más avanza el tren, más crea en su interior esa confianza y mística de quienes van en él, y al llegar a la última estación ya todos compenetrados en la historia, en ver que prepara el destino de este viaje  y en nuestras raíces. Sentando casi como si cada uno de nosotros hubiese nacido y  crecido en alguno de esos lugares y como si todos nos conociésemos  de toda una vida.

Ya en González Bastías, es hora  de almuerzo, instancia donde puedes comer comidas típicas del lugar como chivo asado, humitas, cazuela de pollo, asado de cerdo entre otras. Y visitar también lugares turísticos como la “Viña Gonzales Bastías”, donde debes cruzar el rio en bote para acceder a la viña,  el “Restaurant El Ramal “que se encuentra a pasos de la estación del tren  y la “Casa del Poeta”, que por la línea del tren esta a 5 minutos a pie.

gb1 gb2

Si bien esta es la última parada, es el lugar propicio y lleno de historia para, después de comer, salir a recorrer y conocer sus inicios contada por los propios lugareños.

El Último Ramal es un viaje de horas, pero una vez vuelves a Talca,  parece que fueron minutos los que estuviste en cada lugar y que te falto tiempo para conocer, descubrir parte de nuestra historia y volver así a nuestras raíces.

De los que van a este viaje, descrito como una experiencia de vida inolvidable, no hay quien no diga, “Debo volver”.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!