Emotiva distinción al hermano Guido Gossens por su abnegada labor pastoral

A diario se le ve por las principales calles de la ciudad de Talca, a bordo de su frágil bicicleta para misionar.

TALCA.- El hermano Guido Gossens ya es un chileno más. Nació en un pequeño pueblo de Bélgica, Zoersel, en 1948. A nuestro país arribó después del Golpe Militar a “participar en esa Iglesia comprometida con la suerte de los más postergados”.

Fue ordenado Diácono en 1976 por el entonces Obispo de Talca, Monseñor Carlos González Cruchaga, tras lo cual vino toda una vida entregada a la labor en la pastoral penitenciaria.

El religioso agradeció el gesto que tuvo el Gobierno Regional “para uno siempre es sorprendente, porque uno sabe que hay personas que han contribuido a la Región, quizás por obras más significativas que lo que está realizando uno, pero es un incentivo para un trabajo que hago en el mundo carcelario por el respeto hacia esas personas y trabajar más en la reinserción”, comentó.

Con su acostumbrada humildad, retribuyó el cariño de la audiencia que refleja en él, el amor de Cristo hacia el más sufriente.

Para el consejero regional Daniel Flores “el hermano Guido es un ejemplo de cómo debemos amar al prójimo, ya que a través del encontramos al Señor. Muy contento por este reconocimiento. Es una persona que se lo merece y la comunidad regional le retribuye con esta distinción todo lo que ha hecho por las personas más necesitadas y, en especial, por quienes están privados de libertad”, dijo.

El hermano Guido Gossens ejercer su Ministerio en la Parroquia San Sebastián, ubicada en Población Carlos Trupp de la capital regional.

Sin embargo, todos sus sentidos están puestos en las personas privadas de libertad que a través de Dios, buscan su reencuentro consigo mismos.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!