Emprendedores crecen un 74 % en sus negocios tras ingresar a Fondo Esperanza

En el marco de su campaña mediática, la institución de desarrollo social busca posicionar el apoyo al emprendimiento que entrega a mujeres y hombres de sectores vulnerables del país.

PENCAHUE.- Miles de historias de esfuerzo y dedicación se tejen día a día, a través de la comunidad de emprendimiento solidario más grande de Chile. Se trata de Fondo Esperanza (FE), institución de desarrollo social que por 13 años ha creído en el microemprendimiento como eje de desarrollo para la superación de la pobreza.

La promoción de confianza y solidaridad son aspectos fundamentales  que FE pone a disposición de aquellas personas que quieren potenciar su emprendimiento y acceder a mejores condiciones de vida. En este contexto, los resultados, en su mayoría, son óptimos debido a la metodología de Bancos Comunales (BC) utilizada por la institución, como es el caso de la tasa de devolución que llega al 99%.

Así lo demuestra, también, el Sistema de Gestión de Desempeño Social (2015), donde al cabo de un año y medio de participación, las emprendedoras(es) mejoran en un 20% -promedio- el desarrollo en su negocio, bienestar familiar, empoderamiento y capital social.

De acuerdo a esto, las(os) emprendedoras(es) aumentan sus ganancias en un 74,9% tras 18 meses en Fondo Esperanza, mientras que la capacidad de ahorro se incrementa en un 33,2%. Asimismo, el ingreso per cápita sube en un 46,5%. Estas cifras avalan el importante servicio integral desarrollado, que incluye microcréditos productivos, capacitación y redes de apoyo.

“Sabemos que Fondo Esperanza cree en nosotros”

Durante más de una década Juanita Novoa de Pencahue, VII Región del Maule, estuvo a cargo del kiosco de un colegio, sin embargo, el terremoto de 2010 remeció su vida y sus proyectos. Fue entonces cuando decidió instalar un negocio de abarrotes en su propia casa.

Cuando recién comenzaba con su emprendimiento, una persona la invitó a Fondo Esperanza (FE). “Me contaron que existía este servicio para pequeños comerciantes, así que me sumé a un Banco Comunal (BC). En ese momento me llamó la atención el bajo interés que cobraban, que es muy conveniente para nosotros”, enfatiza.

Gracias a los microcréditos, logró invertir en todas las máquinas que actualmente tiene en su negocio. “Todo lo compré poco a poco, siempre de forma responsable y con gran esfuerzo”, destaca.

Para ella, el respaldo de la institución de desarrollo social le ha permitido administrar muy bien su local. “Gracias a las reuniones que nos hacen, aprendí a sacar los costos y mis ganancias. Esto ayuda mucho a la hora de proyectarse, porque sabemos que Fondo Esperanza cree en nosotros”, señala.

Fondo Esperanza cuenta con 53 oficinas desde Arica a Chiloé, y actualmente se encuentra trabajando por apoyar los sueños de 100 mil emprendedoras(es) de 240 comunas del país. Si quieres conocer más historias de superación como la de esta emprendedora visita nuestro sitio www.fondoesperanza.cl .

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!