En Villa Alegre cultivan sus propios alimentos y viven sanamente con asesoría del FOSIS

Programa Autoconsumo permitió implementar tecnologías agrícolas para que diversas familias urbanas y rurales produzcan y cosechen sus propias frutas y hortalizas, pensando incluso en comercializarlas y obtener buenos ingresos en favor de la economía doméstica.

VILLA ALEGRE.- Tras un valioso trabajo, apoyo y asesoría que se extendió durante los últimos 9 meses, un total de 20 familias de Villa Alegre -traducidas en un centenar de beneficiarios de distintas zonas y localidades tanto de zonas urbanas como rurales- culminaron con éxito el Programa Cultivando Hábitos – Autoconsumo.

Este mecanismo de protección social, impulsado por el Gobierno de Chile a través del Ministerio de Desarrollo Social, el FOSIS, y ejecutado por la Ilustre Municipalidad de Villa Alegre, permitió implementar en distintos hogares de sectores como Cunaco, Esperanza, San Manuel y Lagunillas, entre otros, 20 invernaderos tipo casa, 5 gallineros e igual cantidad de deshidratadores solares.

Asimismo otorgó sobres de semillas, 100 plantines y almácigos, mangueras y otros artículos para optimizar el riego e incluso utensilios de cocina para la elaboración de mermeladas caseras con miras a su comercialización.

HÁBITOS SALUDABLES

La ceremonia de culminación y entrega de certificados de este programa se desarrolló en el Museo Histórico local, estando encabezada por el Alcalde Arturo Palma y el Director Regional del FOSIS, Gonzalo Uribe, quien destacó que así “contribuimos como Gobierno al fortalecimiento de los hábitos alimenticios saludables a través de la autoprovisión de alimentos, aportando a mejorar las condiciones de vida de las familias beneficiarias ya que son ellas mismas quienes siembran, cuidan y cosechan sus verduras, frutas y hortalizas”.

La autoridad agregó que en este caso fue “una inversión de 10 millones de pesos la que nos posibilitó, en conjunto con el  municipio, proveer insumos y materiales para que estas familias pudieran implementar ciertas tecnologías agrícolas en sus patios y, junto con consumir sus productos, pensar incluso en comercializarlos y obtener ingresos en favor de la economía doméstica, considerando el propio ahorro que significa generar en casa lo que cada uno lleva a su mesa para consumir”.

Todo esto y mucho más efectuado a lo largo del programa incluyó la entrega de herramientas e insumos para la producción, además de talleres de capacitación y acompañamiento técnico por parte del municipio y el FOSIS hacia cada una de las familias y los usuarios en general.

Cabe señalar que la mayoría de las familias efectuó un aporte voluntario de materiales, de su propio bolsillo, para extender las dimensiones del invernadero de 6 x 3,5 mt2 a 10 x 6 mt2.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!