Enfermedades en época de frío: EVITE la AUTOMEDICACIÓN

En plena época de tos, resfríos, asma, dolores de cabeza y fiebre, tomar medicamentos por cuenta propia o sólo siguiendo el consejo de alguien que no es médico, puede llevarnos a ingerir un cóctel de remedios que eventualmente podría terminar atentando contra nuestra salud.

Además, no hay que olvidar que los medicamentos pueden actuar de forma diferente en unas y otras personas con más o menos sensibilidad o resistencia a ellos. En mayor o menos medida, todos tienen efectos colaterales o secundarios.

En Chile no tenemos  estudios concluyentes  respecto al  porcentaje de  la  población  que  se automedica, pero  de acuerdo a datos del Instituto de Salud Pública del Ministerio de Salud, la venta de medicamentos con receta equivale a un 76,7% de los ingresos de farmacias, mientras que la porción restante, 23,3%, corresponde a aquellos remedios de venta directa (sin receta).

Es importante recordar que la automedicación representa un grave riesgo para la salud. El médico y director técnico del departamento de Calidad de Vida de la Mutual de Seguridad CChC, Christian Vuskovic, nos cuenta cuáles son los posibles riesgos:

PODRÍAMOS  SUMINISTRARNOS UNA DOSIS INCORRECTA: Usualmente, los analgésicos, antigripales y vitaminas son los medicamentos que más se automedican las personas, no obstante –aunque la mayoría de estos medicamentos pueden no conllevar a efectos secundarios- es importante saber que cada organismo requiere dosis y tiempos de administración determinados, por lo que ir contra esto podría provocar sobredosis o, en el otro extremo, simplemente no dar resultados.

SE ATACAN SÓLO LOS SÍNTOMAS Y NO LA ENFERMEDAD: Muchas veces la automedicación ataca sólo los síntomas de forma individual, sin observar el panorama general. Un amplio número de enfermedades comparten los mismos síntomas perceptibles, por lo que si nos automedicamos podríamos no estar atacando el foco del problema y sólo un especialista podrá dar con el diagnóstico exacto para poder controlarlo de forma definitiva.

PODRÍAMOS EMPEORAR: Por lo mismo, si nos automedicamos de todas maneras, corremos el riesgo de agravar la enfermedad, anular o aumentar los efectos de otros medicamentos que ya estemos tomando, cambiar los síntomas dificultando un futuro diagnóstico y tratamiento; y, en el caso de antibióticos, su uso indiscriminado podría derivar en una resistencia bacteriana.

SE PUEDEN PRODUCIR EFECTOS SECUNDARIOS: La automedicación también puede provocar reacciones alérgicas, intoxicaciones, gastritis, infecciones crónicas y en algunos casos hasta la muerte, ya que no todos los remedios ni sus ingredientes son aptos para todas las personas.

PERSONAS SENSIBLES PODRÍAN VERSE VULNERADAS: Tanto niños como mujeres embarazadas son dos de los grupos que son más vulnerables ante una incorrecta automedicación, por lo mismo, con ellos se debe ser extremadamente cuidadoso y evitar administrar medicamentos que no hayan sido prescritos por su médicos. Lo mismo corre para aquellas personas con problemas de presión arterial, trastornos cardiacos, enfermedades crónicas como la diabetes, ya que algunos componentes podrían afectarlos y tener contraindicaciones.

AUTOMEDICARSE NO REEMPLAZA AL ESPECIALISTA: Por último tenga presente que cualquier remedio automedicado no reemplaza al especialista. Por lo que, si sus síntomas persisten o empeoran, lo mejor será visitar a un especialista.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!