Especialistas médicos: autoridades y universidades intentan paliar déficit

La carencia de este tipo de profesionales es una problemática regional. Autoridades del ámbito de la salud y universidades buscan subsanar este déficit potenciando la formación de personal calificado que luego brinde sus servicios en la misma zona.

TALCA.- La demanda por especialistas médicos es una carencia latente en la región. Autoridades del ámbito de la salud y universidades maulinas buscan subsanar este déficit potenciando la formación de personal calificado que luego brinde sus servicios en la misma zona.

Anestesiología, imagenología, endocrinología, nefrología, pediatría, ginecología y obstetricia, oftalmología, otorrinolaringología, oncología, traumatología, psiquiatría y cirugía adultos e infantil, entre otras; son algunas de las especialidades médicas en las cuales existe déficit de profesionales en el Maule, carencia que no es exclusiva de la región.

Claudio Cruzat, director de la Escuela de Medicina de la Universidad de Talca (UTALCA) explicó que “a nivel nacional la brecha negativa de especialistas es cercana a los 3 mil 500 médicos, 45% de los cuales se requieren principalmente en seis regiones, incluyendo la del Maule, donde aún se necesitan alrededor de 22 mil horas médicas de especialistas, lo que significa un déficit aproximado de 600 nuevos médicos para un número muy significativo de distintas áreas clínicas”.

En líneas generales, en nuestro país se reconoce como especialista a aquellos médicos que han tenido una formación específica en algún área de la medicina de al menos tres años, y que cuentan con un título emitido por una universidad reconocida por el Estado.

Estudios señalan que en los últimos años ha aumentado la demanda por este tipo de profesionales, sin que el sistema sea capaz de responder a estos requerimientos, lo que impacta en la falta de capacidad resolutiva de la atención primaria, que desvía hacia las instancias secundarias o terciarias gran parte de su carga. Esta situación se acentúa si se considera la centralizada distribución geográfica, que lleva a que la gran mayoría se concentre en Santiago y las dos o tres ciudades más pobladas del país.

Para el doctor Jaime Leiva, presidente del Colegio Médico del Maule, “las realidades son diferentes si se miran desde el Hospital Regional de Talca -donde hay más especialistas y subespecialistas-, o desde los otros hospitales”. “El Hospital de Curicó y el de Linares son los otros centros de salud que tienen especialistas, pero no satisfacen las necesidades de la población. La situación es diametralmente opuesta respecto a los hospitales de San Javier, Parral, Cauquenes y Constitución”, planteó.

Los cambios demográficos también inciden en la mayor o menor demanda por ciertas especialidades. El ejemplo más reciente es la tendencia al envejecimiento de la población, que genera nuevas demandas.

“Y no solo en el Maule, sino que el país en general. El perfil epidemiológico orienta a una población que envejece, donde los mayores de 80 años serán la población de mayor crecimiento respecto a cada quinquenio desde los 60 en adelante y la geriatría una especialidad que aún no está dentro de las más solicitadas”, acotó Jaime Leiva.

El director de la Escuela de Medicina de la UTALCA, Claudio Cruzat, coincidió en que aspectos demográficos, epidemiológicos y de estilos de vida, enfrentan a la medicina a grandes desafíos. “Con una población más envejecida, afecta de múltiples patologías, expuesta a enfermedades crónicas y oncológicas, con patologías metabólicas como la obesidad, nuevas enfermedades infecciosas, mayor riesgo de accidentabilidad, patologías mentales y adicciones, etc., se requiere una eficaz y eficiente labor en red del sistema de salud, un incremento de las capacidades resolutivas de los centros asistenciales, un buen manejo de la atención primaria con énfasis en la prevención y, por supuesto, disminuir el déficit de médicos de familia y de especialistas en las áreas de geriatría, traumatología, psiquiatría, oncología, especialidades básicas y subespecialidades”, dijo.

Esta realidad no es ajena a las autoridades locales que junto con las instituciones de educación superior que imparten la carrera de medicina en la región impulsaron “Becas Maule”, a través de la cual se pretende formar a 300 especialistas en un período de nueve años, con la idea de que -tras sus estudios- presten servicios en la zona. En abril de 2018 la iniciativa -que nació en el año 2013- comenzó su segunda etapa.

“Es un programa muy ambicioso, que hace algunos años emprendió la región, como la única en Chile preocupada por la enorme brecha en la formación de especialistas”, dijo Álvaro Rojas, rector de la Universidad de Talca, una de las tres universidades maulinas que participan del proyecto que se desarrolla con el respaldo del Gobierno Regional del Maule, a través de la Corporación de Desarrollo Productivo, y el Servicio de Salud Maule (SSM).

Sobre la forma de operar, el director de la Escuela de Medicina de la UTALCA, Claudio Cruzat, señaló que “cada universidad define las áreas más idóneas en las cuales tiene capacidad formativa. Eso se confronta con la brecha de especialistas que se coordina con el SSM y luego se establece un cronograma para ver cuántos cupos se van a ofrecer cada año, en forma progresiva en cuanto a tipo de especialidad y número de becados que podemos acoger”.

Para graficar el impacto de esta iniciativa cabe mencionar que entre el 2017 y 2019 se destinarán 51 especialistas más para los hospitales de Linares, San Javier, Curicó, Molina, Parral, Talca, Constitución y Cauquenes, cuyas especialidades serán: anestesiología, medicina interna, cirugía, pediatría, traumatología, obstetricia y ginecología, dermatología y psiquiatría.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!