Estudiantes de Constitución aprendieron ciencias junto a ARAUCO y la Universidad de Talca

Seiscientos escolares se instruyeron en materias de energía y medio ambiente, mediante una metodología lúdica que incluyó a la Planta de Bioenergía Viñales como aula de aprendizaje.

Seiscientos estudiantes de quinto básico, de 14 establecimientos educacionales de Constitución, junto a sus profesores, formaron parte del Programa Energízate con el Medio Ambiente (EMA) que implementó en esta comuna, la empresa ARAUCO en alianza con la Universidad de Talca y su Dirección de Responsabilidad Social Universitaria, y cuyo objetivo central fue fomentar un modo de vida sustentable en niños y niñas de esta ciudad.
El programa EMA se ejecutó en etapas, durante cuatro meses. En primer lugar, se instruyó a los docentes en materias referentes a cambio climático y energía renovable. Luego, los profesores ya capacitados crearon grupos escolares de investigación ambiental, y mediante talleres apoyados por un cuadernillo y un kit de materiales de aprendizajes, transfirieron contenidos a los escolares.
Además, en una tercera fase, se desarrollaron visitas a la Planta de Bioenergía Viñales de Arauco, que se convirtió en un laboratorio gigante de ciencias, donde los estudiantes aprendieron el proceso de generación de energía limpia y renovable a través del uso de biomasa.
La ceremonia de finalización del Programa EMA y la certificación de los estudiantes, se realizó esta semana en dependencias de Forestal Arauco, en Constitución, ocasión en la que los alumnos expusieron sus conocimientos en estas materias, dejando gratamente sorprendidos a los profesores y profesionales de ARAUCO y la Universidad de Talca, presentes en la actividad.
Nelson Bustos, Subgerente de Asuntos Públicos de ARAUCO, explicó que esta iniciativa nace desde el compromiso de ARAUCO de desarrollar un programa de educación ambiental que enseñe a la comunidad escolar, los procesos de generación de energía limpia que produce la Planta de Bioenergía Viñales.
“Estamos muy contentos con el programa que hemos realizado junto a la Universidad de Talca y que significó transformar una planta industrial en un laboratorio y donde los estudiantes tuvieron la oportunidad de aprender sobre los procesos científico y tecnológico para la trasformación del desecho en energía limpia, conjugando de manera armónica los conceptos de Medio Ambiente y Generación de Energía Limpia y Renovable”, señaló Bustos.
En las últimas dos décadas de generación de energía renovable no convencional, ARAUCO ha sido un actor relevante con su creciente participación en la matriz energética nacional. Tan solo en Constitución, con su Planta de Bioenergía Viñales, está aportando con una inyección al Sistema Interconectado Central (SIC) de más del doble del consumo global de esta zona, a través de la generación de energía en base al uso de biomasa forestal.
Por su parte, Iván Coydan, Director de Responsabilidad Social Universitaria de la UTalca, explicó que EMA es un programa de educación ambiental que responde a las nuevas necesidades del país, en los ámbitos de formación en educación, preservación y resguardo del ecosistema ambiental.
“Generar acciones de educación medio ambiental responden a un desafío, para afrontar estas problemáticas, evidentemente se necesita de la colaboración y co-trabajo entre distintos sectores sociales, por esto junto ARAUCO tomamos este desafío para apoyar los aprendizajes de niños y niñas en temas que los acompañarán durante toda su vida como es el cuidado del ecosistema”, señaló.
PROFESORES Y ALUMNOS
Los más contentos y agradecidos con este Programa EMA fueron los estudiantes y profesores participantes.
Manuel Moran Medina, profesor del Liceo Rural Enrique Mac Iver de Santa Olga, señaló que “la experiencia de participar en EMA fue muy significativa, ya que nos entregaron los aprendizajes que se muestran en quinto básico como el cuidado del medio ambiente y el cuidado de la energía. Además de enseñar sobre el calentamiento global a través de entretenidos talleres”.
Alonso Pérez, estudiante de sexto básico del Colegio Constitución, afirmó que “fue muy divertido participar porque aprendimos sobre proyectos y actividades que se realizan para cuidar el medio ambiente. Aprender ciencias en la planta fue genial, muy didáctico y entretenido. Me impactó el proceso de como el desecho se convierte en energía”.
En tanto, Nora González, Profesora de Ciencias de la Escuela Nueva Bilbao, sostuvo que “muchas veces escuchamos sobre los conceptos de cambio climático o sobre la generación de energías renovables, pero no los visualizamos. En este sentido, mis escolares aprendieron a reciclar, hacer papel, cuidar el medio ambiente y la energía”.
Victoria Campos, alumna de sexto básico del Colegio Santiago Oñaderra, dijo “EMA es una niña que se arrepintió de no cuidar el medio ambiente, y que a través de experimentos y actividades divertidas nos enseñó a cuidar el medio ambiente. Me sorprendió aprender cómo la gente puede generar su propia energía como lo hace la planta con la biomasa. Aprender ciencias ahí es más divertido, ya que nos permite salir a terreno y hacer cosas que no realizamos en una sala”.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!