Exhiben pruebas que demuestran el encubrimiento de Barros a Karadima

Ciper Chile enumeró las pruebas que demuestran las operaciones de encubrimiento por parte del obispo de Osorno, hechos que el Papa Francisco tildó de “calumnias” en su reciente visita a Chile.

Ciper Chile enumeró las pruebas que demuestran el encubrimiento ejercido por el obispo Juan Barros al sacerdote Fernando Karadima, lo que para el Papa Francisco en su reciente visita a Chile fue calificado como “calumnias”.

Según detalla el sitio de investigación periodística, las acusaciones contra Barros no surgieron por su nombramiento como obispo, sino que mucho antes de esta designación. Tres años antes, en 2012, llegó el primer testimonio por parte del ex seminarista Juan Carlos Cruz que lo apuntó como encubridor de los abusos de Karadima, a quien tanto la justicia ordinaria como la eclesiástica consideraron responsable de abuso sexual de menores, perpetrados durante las décadas de 1980 y 1990

“El obispo Cristian Contreras me pidió en 2006 que escribiera todo lo que me había pasado con Karadima (…). Con Cristián Contreras siempre hemos sido amigos, desde que yo era seminarista, él me ayudó y me apoyó cuando me salí de (la parroquia) El Bosque. Por eso tuvo la confianza de decirme ‘escríbete algo’. Pero yo nunca le había contado toda la historia de los abusos sexuales, porque me daba mucha vergüenza, aunque cuando lo hablaba lo dejaba entrever. Y creo que él entendía. Más tarde, cuando ya el escándalo era público, a raíz de cómo se estaba portando el cardenal Errázuriz frente a las acusaciones y de lo que ya se hablaba por distintos testigos, de las acciones de encubrimiento del obispo Andrés Arteaga, de que los obispos Juan Barros y Tomislav Koljatic le daban besos a Karadima y también veían como el cura les daba besos a otros, y no pasaba nada, llamé a Cristián Contreras”.

Ciper Chile enumeró las pruebas que demuestran el encubrimiento ejercido por el obispo Juan Barros al sacerdote Fernando Karadima, lo que para el Papa Francisco en su reciente visita a Chile fue calificado como “calumnias”.

Según detalla el sitio de investigación periodística, las acusaciones contra Barros no surgieron por su nombramiento como obispo, sino que mucho antes de esta designación. Tres años antes, en 2012, llegó el primer testimonio por parte del ex seminarista Juan Carlos Cruz que lo apuntó como encubridor de los abusos de Karadima, a quien tanto la justicia ordinaria como la eclesiástica consideraron responsable de abuso sexual de menores, perpetrados durante las décadas de 1980 y 1990

“El obispo Cristian Contreras me pidió en 2006 que escribiera todo lo que me había pasado con Karadima (…). Con Cristián Contreras siempre hemos sido amigos, desde que yo era seminarista, él me ayudó y me apoyó cuando me salí de (la parroquia) El Bosque. Por eso tuvo la confianza de decirme ‘escríbete algo’. Pero yo nunca le había contado toda la historia de los abusos sexuales, porque me daba mucha vergüenza, aunque cuando lo hablaba lo dejaba entrever. Y creo que él entendía. Más tarde, cuando ya el escándalo era público, a raíz de cómo se estaba portando el cardenal Errázuriz frente a las acusaciones y de lo que ya se hablaba por distintos testigos, de las acciones de encubrimiento del obispo Andrés Arteaga, de que los obispos Juan Barros y Tomislav Koljatic le daban besos a Karadima y también veían como el cura les daba besos a otros, y no pasaba nada, llamé a Cristián Contreras”.

Print Friendly, PDF & Email
COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!