Familias de Población Astaburuaga celebraron al recibir sus escrituras y volver al barrio de toda una vida

La comunidad que vive en este tradicional sector de Talca forma parte hace 58 años de la historia de la capital regional, destacó Omar Gutiérrez, director de Serviu Maule.

TALCA.- Una nueva etapa, llena de sueños y desafíos en común, han  iniciado las familias del tradicional barrio talquino José Dionisio Astaburuaga, luego  de recibir la escritura de su vivienda reconstruida que los acredita como dueños de la propiedad que habitan.

Se cierra así un largo proceso que comenzó la madrugada del 27 de febrero de 2010, cuando los departamentos construidos en 1958 años fueron dañados gravemente, imposibilitando a las familias volver a habitarlos.

A pesar del sufrimiento que significó perder sus hogares, las familias se manifestaron dichosas de retornar al barrio al que habían llegado como parejas jóvenes, donde criaron a sus descendientes y el lugar en que 185 familias forjaron lazos que aún perduran.

“Con la escritura se cerró un ciclo. Para mí fue un alivio, un descanso y decir que la misión estaba cumplida. La gente se sintió como volver a su casa otra vez, cerca de sus vecinos, sus afectos. Aquí vivió mucha gente mayor que se sintió apoyada, así que (esta ceremonia) se haya hecho fue espectacular”, dijo la vecina Ana Díaz, quien colaboró activamente en el proceso de reconstrucción.

“Feliz de haber recuperado este sector y más hermoso que antes. Aquí la gente creyó en nosotros, en los dirigentes. Eso me hace sentir muy orgulloso. Eso fue fundamental”, destacó Víctor Castro, presidente de la junta de vecinos José Dionisio Astaburuaga.

Claro ejemplo del arraigo existente en la población Astaburuaga lo da Juanita Ruiz, quien renunció a vender los derechos como propietaria sobre uno de los departamentos reconstruidos, a pesar de que la transacción resultaba muy favorable en lo económico.

“Porque me siento muy bien. Yo vivía en un barrio bonito cuando estuve después del terremoto, estuvimos casi 5 años allá muy bien. Una casa linda y de todo, pero no era mi casa. Me sentía mal. Mi marido tuvo la oportunidad de comprar en otra parte y yo no quise. Le dije a mi marido que yo quería mi barrio, mi gente, mi todo”, señaló emocionada mientras su esposo asentía con la cabeza.

Este proceso de retorno de las familias damnificadas a la población Astaburuaga de Talca fue rubricado con la presencia de la ministra de Vivienda y Urbanismo, Paulina Saball Astaburuaga. La secretaria de Estado encabezó la entrega de escrituras, en una ceremonia marcada por los recuerdos, las emociones y la alegría que significa el reencuentro.

Así lo destacó el director de Serviu Maule, institución que estuvo a cargo del diseño y construcción del nuevo conjunto habitacional.

“La identidad de los vecinos de este barrio está íntimamente ligada a la historia de Talca. A la cultura, los recuerdos y las vivencias. Serviu tomó este proyecto, licitó la construcción y entregó estos departamentos a principios de 2015. Ha sido un proceso muy emocionante que se coronó con la presencia de nuestra  ministra de Vivienda, que además es nieta de la persona cuyo nombre lleva este conjunto”, dijo Omar Gutiérrez.

José Dionisio Astaburuaga (1888-1959) fue un destacado médico y filántropo talquino que abrió en 1926 los servicios de Cirugía Infantil, Radiología y Radioterapia en el antiguo Hospital de Talca. Esta fructífera labor humanista y social fue destacada por las familias que dieron origen al barrio, bautizándolo con su nombre para la memoria colectiva de la capital regional.

Las obras para reemplazar los departamentos originales consideraron levantar 5 torres de cuatro pisos cada uno, con cuatro departamentos por piso. Los departamentos son de 57 metros cuadrados y cuentan con estar-comedor, tres dormitorios, cocina, baño, loggia y terraza.

La primera semana de agosto, los vecinos formaron los comités de administración para continuar la historia del barrio que no se perdió a pesar del terremoto.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!